Béisbol Sub 23 Cienfuegos: las teorías del cambio | 5 de Septiembre.
lun. Nov 18th, 2019

Béisbol Sub 23 Cienfuegos: las teorías del cambio

Foto: Darilys

Por una razón u otra, el equipo Sub 23 de Cienfuegos siempre ha visto comprometida su clasificación a la ronda decisiva del campeonato nacional de la categoría. “Siendo el de mejor rendimiento en su momento, quedamos ahí, a un paso: una vez por carreras, otra por el cambio de estructura y así…”, comenta el manager Alaín Álvarez. Sobra entonces mencionar el objetivo para el ya cercano torneo, como casi está demás señalar la constancia de su lazarillo: en la teoría del caldo y las tres tazas, para este año anuncian nuevas transformaciones en la lid.

A 40 aumentarán los partidos de cada elenco en la fase clasificatoria, por iniciarse en abril. Además de medirse en la llave propia – contra Mayabeque, Villa Clara y Matanzas- los pupilos de Álvarez enfrentarán a sus similares del grupo A: Artemisa, La Habana, La Isla y Pinar del Río. Avanzarán los dos mejores por zona.

De momento, en el estadio 5 de Septiembre tiene su cuartel general la ampliada novena. “Tenemos una preselección de 36 atletas: 20 jugadores de posición y 16 lanzadores, a escoger 25, continúa Alaín. De esos, pensamos llevar de once a doce pítchers. Los muchachos están muy motivados. Contamos con un grupo de atletas provenientes de las filas juveniles, los cuales nos redondean el conjunto.

“Debe ser un mejor campeonato, supone Alaín. Diseñado de esa forma, podremos jugar con otras zonas y darle un poco más de motivación al evento. A nuestro equipo lo caracteriza, fundamentalmente, la ofensiva y la versatilidad en casi todas las posiciones. El pitcheo debe ser más profundo este año”.

Otras coyunturas complejizan la preparación: “Organizamos un cronograma de topes; pero será difícil cumplirlo a cabalidad pues coincidimos con la Serie provincial. Los muchachos reciben cargas durante la semana, luego los pondríamos a topar y después, durante sábado y domingo, competirían por sus municipios. Es difícil, máxime con los lanzadores: si actúan antes, no los puedes utilizar… y aumenta el riesgo de lesiones. Hay que proceder con mucho cuidado”.

De vuelta a los roles de mandato, Alaín Álvarez encuentra su zona de confort: “He conformado mi grupo de trabajo con Reemberto Rosell como entrenador de bateo, Jorge Robeisy Rodríguez en el área de la defensa y preparador físico, mientras Emilio Chaviano está a cargo de los receptores. En el caso del pitcheo, me acompañan Adiel Palma, Dessy Lomba y Sergio “Noche Oscura” Ferrer, hasta definir si Lomba se va de misión o no. Casi tenemos el mismo cuerpo de dirección; si funcionó una vez, volvemos a intentarlo juntos.

“La base del equipo también es la misma: alrededor de un 70 por ciento ya está en su cuarto año, con experiencia acumulada en la Serie Nacional; este año deben vencer este nivel y aportarle más al elenco. Los muchachos conocen el estilo de trabajo, el ritmo…Siempre quedan detalles; pero es más fácil.

“Esperemos estar entre los dos clasificados, insiste. Aunque en esta ocasión la exigencia es pasar de primero”.

Noticias relacionadas
Share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 caracteres disponibles

Share