Béisbol Cubano: Del cero hit cero carrera, a su antípoda en Cienfuegos

La jornada de cierre de las decimocuartas subseries del campeonato cubano de béisbol fue enaltecida hoy por un juego de cero hit cero carreras del jovencito avileño Arnaldo Rodríguez, actuación antípoda del desempeño del staff de Cienfuegos, que otra vez se derrumbó en la derrota diez carreras por siete frente a los Alazanes de Granma.

La salida del abridor Hermes González, responsable de un boleto, pelotazo y balk causantes de cuatro anotaciones inmaculadas sin poder sacar outs en la misma primera entrada, fue el preludio.

José Osuna, el primero de los cinco relevistas empleados por Alaín Álvarez, capeó el temporal durante cinco capítulos y un tercio, pero en la sexta le hicieron racimo de tres, mismas que marcaron la diferencia en el pizarrón del estadio 5 de Septiembre.

Islay Sotolongo, Luis Serpa, Alex Pérez y el al fin encamisado Félix Fuentes se alternaron en ese orden hasta el cierre, no sin antes permitir dos más a cuentagotas para hacer infructuosa la remontada de siete carreras entre el sexto y séptimo episodios.

Porque aferrados al viejo proverbio de que la oportunidad la pintan calva, la batería sureña aprovechó la salida del internacional Lázaro Blanco para rebelarse frente a los relevistas Juan Danilo Pérez y Carlos Santana, ante cuyos envíos dispararon ocho de los 17 inatrapables del gasto total de este jueves.

Era ese momento el del ahora o nunca, pero se quedaron cortos en tales afanes, sobre todo después del batazo de Pável Quesada que sirvió para doble matanza y cortó la inspiración en el llamado inning de la suerte.

Resumen, que si no hay oportunidad en la producción ofensiva, de nada vale. Trece corredores de Cienfuegos quedaron en circulación a lo largo del desafío.

Si encima de eso tienes enfrente a un hombre experimentado como Lázaro Blanco, que te tira cinco episodios completos, enfrenta a 23 bateadores y disemina siete hits, poncha a dos, y sólo regala un boleto, pues no queda mucho margen a la imaginación. El coctel está listo.

Para el granmense de la chamarra con el 79, líder del staff de los Alazanes con un excelente promedio de 1.91 carreras limpias por juego de nueve entradas, fue su séptimo triunfo en nueve salidas, mientras el jovencito Kelvis Rodríguez, el encargado de enfriar los caldeados ánimos locales —tiró en dos y dos tercios del cierre― se anotó con justeza su tercer punto por juego salvado.

Joven promesa

Volvamos al no hit-no run de la joven promesa del pitcheo avileño, Arnaldo Rodríguez (sí, como el del Talismán), en la victoria dos carreras por cero de su equipo sobre Pinar del Río

El muchacho de 26 años volvió esta temporada al clásico doméstico, después de un año fuera tras una grave lesión provocada por un golpe en la espalda y en la cabeza que lo sacó por completo del deporte. “Puedo estar aquí gracias a entrenadores y a la medicina cubana”, dijo a los medios después de apuntar en los libros de récords el partido número 58 de estas características.

Rodríguez es el tercer tirador de su provincia en alcanzar el mérito. Antes lo hicieron Omar Carrero, el 27 de enero de 1981 ante Las Tunas, y José Antonio Barroso el 12 de febrero de 2005 contra Cienfuegos.

En diciembre de 2018 el espigado lanzador estuvo a un out de lograr la hazaña frente a los propios pinareños, pero en la novena entrada un imparable del bateador emergente Irandi Hernández se lo impidió.

El estadio Cándido González, de Camagüey, sede alternativa de esta subserie entre Tigres y Tabacaleros, fue testigo en la VII Serie Nacional, por vez primera, de un juego de este tipo cuando Florentino Alfonso concretó la proeza frente a Matanzas, en un desafío que concluyó con pizarra de una carrera por cero.

En Cuba sólo un pitcher ha podido repetir este tipo de actuación en dos juegos consecutivos, la marca corresponde al cienfueguero Aquino Abreu, lanzador de Centrales en la Serie del año 1966, cuando dominó a los equipos de Occidentales e Industriales.

Otros resultados de hoy

En otros partidos de la jornada, Industriales doblegó 7×3 al vigente subcampeón del béisbol en Cuba, Camagüey, y dominó el match entre ambos, tras caer en la primera fecha por 15×9, e imponerse la víspera con ajustado marcador de 2×1.

Sancti Spíritus propinó paliza de 11×2 a Artemisa, desenlace similar al que tuvo el partido entre Villa Clara y Holguín, con mejor fortuna para los primeros 11×1, mientras los Huracanes de Mayabeque dispusieron de los Indios de Guantánamo con pizarra de 7×2.

Asimismo, Matanzas mantuvo la cima del certamen gracias al triunfo 7×4 sobre Santiago de Cuba en la quinta victoria del diestro Noelvis Entenza. Ariel Sánchez y William Luis dispararon cuadrangulares.

Tras estos resultados los actuales campeones del béisbol cubano, Matanzas, lideran la clasificación general con 24 sonrisas y 11 descalabros, seguidos por Camagüey con 21-12, Cienfuegos, 21-13 y Santiago de Cuba con idéntico registro de victorias y derrotas.

Mañana viernes será jornada de traslado y descanso para el sábado dar inicio a nuevos cotejos.

Artículos relacionados

5 de Septiembre

El periódico de Cienfuegos. Fundado en 1980 y en la red desde Junio de 1998.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Compartir