Béisbol Cienfuegos: buenas nuevas después de sustos recientes

Béisbol Cienfuegos: buenas nuevas después de sustos recientes

Después de un comienzo a trompicones, Raikol Suárez, feliz papá, enrumbó en la lomita y tiró hasta el séptimo. Se anotó su segundo éxito de la campaña frente a un revés. /Foto: Fidel Alejandro Conde Ravassa

Después de un comienzo a trompicones, Raikol Suárez, feliz papá, enrumbó en la lomita y tiró hasta el séptimo. Se anotó su segundo éxito de la campaña frente a un revés. /Foto: Fidel Alejandro Conde Ravassa

Después de los sustos anteriores, nos merecemos abrir con las buenas nuevas de golpe: Cienfuegos 7 – 3 Isla de la Juventud… y ya más sosegados, pues los detalles (video incluido).

Fue Raikol Suárez el abridor por los Elefantes en el primer desafío ante los Piratas aquí en el “5 de Septiembre”. Pero no salió muy bien el estrenado papá (con el cúmulo de tensiones y cansancio propio de un momento tan trascendental como ese, explicaría después) y en una prolongadísima parte alta del primer capítulo enfrentó a seis hombres, le ligaron dos indiscutibles, regaló un boleto y le marcaron una carrera. No empezaba tranquilo el juego por estos lares.

Peor le iría a Yunier Gamboa, el hombre en la lomita por los visitadores, en la parte baja: sencillos de Mateo e Ibáñez, conjugados con doblete de Pável Quesada pondrían las dos primeras en el casillero del local, para dejarle a Richel la encomienda de traer al capitán con la tercera. Mejoraba el panorama.

Todavía entraba en calor Raikol, y permitió una de descuento en la segunda. Sin sustos en el tercero, el cuarto se lo complicó un error de Pável para poner la de la igualada, sucia, en la pizarra. Amenazaba la lluvia, se anunciaba con descargas eléctricas, peligraba la continuidad del duelo, con semejante scoreHistoria conocida.

Mas las cábalas jugaron en verde y negro y por wild pitch llegó la cuarta en el cuarto, sentenciando a Gamboa y colocando en el montículo a Wilber Pérez. También la ofensiva decidió respaldar a su abridor y esperar la lluvia en mejores condiciones: abrió el quinto con indiscutible Mateo, fue out en segunda base por la conexión de Ibáñez, quedando este con vida en primera; indiscutible de Pável, ponche de Vassel, boleto a Richel y el doblete salvador de Soriano (unido a un error a la defensa) que limpió las almohadillas (3×7). Y que llegara la lluvia… pero al final se arrepintió.

Raikol continuó recorrido hasta el séptimo de “arrurrú nené” con los pineros (ya saben, a tono con las nanas y su nuevo rol) y fue despedido con aplausos de la concurrencia a su salida.

Leorisbel Sánchez asumió protagónicos entonces, ante el evidente escepticismo de los aficionados dadas sus últimas presentaciones; pero si no todos los días son de fiesta, tampoco tienen que serlo de problemas y el zurdo de Bonneval transitó, sin tantos sobresaltos, octavo y noveno.

Fin de esta historia. Final feliz. Octava victoria con cinco derrotas para los paquidermos, que este martes juegan el segundo desafío en Aguada de Pasajeros.

Noticias relacionadas
Share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 caracteres disponibles

Share