Basurero, basurero, que nadie quiere mirar

Todos los meses ocurren incendios en el actual vertedero del municipio de Cienfuegos./Foto: Cortesía de los vecinos del reparto Petrocasas.

“(…) Pero si sale la luna, pero si sale la luna…
Pero si sale la luna, tus latas van a brillar”.
Teresita Fernández

DECLARACIONES DE AUTORIDADES DE SERVICIOS COMUNALES AL SEMANARIO 5 DE SEPTIEMBRE

“Desde el año 2008 comenzaron la construcción y al siguiente prosiguieron con el montaje. La inversión es de más de 3 millones y medio de pesos. Se encuentra al 80 por ciento de ejecución”. (Arairis Mecías Rodríguez, subdirectora de Inversiones de la Dirección Provincial de Servicios Comunales en 2014.  Publicación del 5 de Septiembre, enero de 2014).

“El nuevo vertedero municipal debe comenzar a funcionar en el mes de noviembre de este año, ha costado más de 4 millones de pesos. La obra está en fase de terminación”. (José Quintero Moya, director provincial de Servicios Comunales. Octubre de 2015).

“Es una obra ya terminada, con más de tres millones de pesos. Pensamos que para el 2018 esté en funcionamiento. La culminación de la obra fue a finales de 2016, desde el punto de vista constructivo, pero a eso tienes que darle el utilizable, que es el documento final del proceso inversionista. No se ha comenzado la explotación porque eso revoluciona el sistema de recogida”. (Saturnino Rivera González, subdirector municipal de Inversiones en Servicios Comunales. Febrero de 2017).

Al vertedero municipal de Cienfuegos llegan diariamente entre 600 y mil metros cúbicos de desperdicios, y aquel terreno pertenece a un “particular” cuyos animales se pasean con naturalidad por la explanada. Las puertas se multiplican por todo el perímetro, pues carece de cercas o muros para limitar la entrada, y después de las 5:00 de la tarde nadie custodia la basura.

Cuando en 2007 se pensó el asentamiento Simón Bolívar, Planificación Física mostró su desacuerdo con la localización: a solo 200 metros del vertedero municipal, el futuro barrio de las Petrocasas incumplía con los requisitos de protección sanitaria. Las circunstancias del momento (primero de su tipo en el país, montaje récord de 60 días, solidaridad del presidente Hugo Chávez y perspectivas de desarrollo industrial) llevaron a su aprobación definitiva.

Pocos meses bastaron para hacer realidad  la profecía y casi diez años después se ha convertido en un problema de dimensiones considerables. La propia comunidad, luego de tantísimas gestiones, nos hizo llegar una copia de la misiva enviada al Departamento de Atención a la Población del Consejo de Estado, en la que expresan: “las autoridades del Citma y Salud condicionaron la construcción (…) a que se diera una nueva ubicación al vertedero”.

“Lo peor es que los vecinos debemos soportar día a día la presencia de vectores, que por períodos se hace insoportable, invadiendo nuestras casas el humo de los desechos que se queman por un mal manejo (presencia de buzos sin el actuar correspondiente, quema intencional para la reducción de los volúmenes o para extracción de materias primas), invade la comunidad, teniendo que acudir en ocasiones a los bomberos para reducir las llamas. ¿Cuál es el futuro a largo plazo para nuestra salud?”, continúa la carta.

Los vertederos de residuos sólidos urbanos (RSU) funcionan de acuerdo con la Norma Cubana 135 de 2002, donde se establecen los requisitos higiénico sanitarios y ambientales para estas estructuras. La misma especifica que estarán cercados, cerrados para impedir el acceso de personal ajeno, con puerta de entrada, además de caminos señalizados y en buen estado.

El de Cienfuegos, en su modalidad de cielo abierto, no logra ajustarse al mencionado documento y a la larga el incumplimiento desencadena graves consecuencias medioambientales.

“Se mezclan desechos orgánicos, los cuales en su proceso de descomposición generan metano, altamente inflamable, y trae otros dos problemas: la emisión de este gas de efecto invernadero a la atmósfera y la posibilidad de producir un incendio, ya sea de manera accidental, espontánea o intencionada. Estas emisiones resultan tóxicas para la atmósfera y en la combustión se liberan otros compuestos químicos, sobre todo dioxinas y furanos, sustancias generalmente desconocidas pero perjudiciales para la salud y con alto poder cancerígeno”, explica Iván Figueroa Reyes, jefe de la Unidad de Supervisión del Citma.

La basura más antigua se encuentra a mayor profundidad y contiene también mayores cantidades de metano, por eso el fuego avanza “hacia capas y capas acumuladas por años y permanece encendido como si fuera un horno”, añade el especialista.

Una versión confirmada por el propio administrador del local, Lázaro Pérez Lay, relata que “todos los meses ocurren incendios y las personas de Petrocasas deben entender que cuando esto coge fuego, no solo es lo de arriba, sino por abajo ella sigue ardiendo. Llamo a los bomberos, pero poco pueden hacer, he visto gastar siete y ocho pipas de agua sin resultado alguno. El desplazamiento de la candela es rápido, aquí siempre hay buen aire”.

Autoridades de Servicios Comunales han observado por años el devenir del asunto. José Ramón Acuña Álvarez, subdirector provincial de Higiene y Necrología, reconoce la problemática, pero suma, al talón de Aquiles, la responsabilidad ciudadana. “Incide también la generación de la basura domiciliaria, porque nosotros recogemos todo y hay desechos, como escombros, que crean una indisciplina y afectan el funcionamiento”, agrega.

El “león” no debía ser tan malo como lo pintan cuando se aprobó un proyecto respaldado por franceses para la construcción del vertedero en la misma área donde hoy “no procede”. ¿Qué metió el “ruido” en el sistema? ¿Por qué tener que invertir entonces en otro vertedero si este podía cumplir con las normas técnicas, al menos en un inicio? La decisión de construir las Petrocasas en esa zona, a pesar de la negativa de Planificación Física, obligó a permutar el basurero a una nueva ubicación. Una promesa sin cumplir.

En entrevista a directivos del sector, supimos que la vida útil de los vertederos de relleno sanitario mecanizados, como el que se pretende hacer en la Zona Industrial No. 2,  es de 15 a 20 años. Dada la experiencia e incongruencias por las cuales ha transitado el proyecto del nuevo vertedero, aun cuando ni siquiera está en explotación, nos hace pensar que su sustituto debería comenzarse a proyectar, de lo contrario no habría reemplazo en tiempo y forma.

La lentitud de los procesos, la poca organicidad con la que se asume el tema medioambiental y la falta de planificación en sentido general, atenta hoy contra un avance en la recogida de la basura y el cierre del “viejo conocido”.

“Para mí el nuevo está terminado, no sé por qué no nos hemos mudado…”, dijo Lázaro Pérez Lay. ¿Qué ha pasado entonces con tal inversión millonaria? ¿Por qué aún nadie le ha puesto el pie en el acelerador si supuestamente estaban todas las condiciones para su ejecución? Esta historia ya tiene melodía: “(…) basurero, basurero, que nadie quiere mirar…”.

Los pobladores de Petrocasas conviven con el humo y los vectores provenientes del vertedero./ Foto: Cortesía de los vecinos de Petrocasas
Los pobladores de Petrocasas conviven con el humo y los vectores provenientes del vertedero./ Foto: Cortesía de los vecinos de Petrocasas
camion descargando basura1
Al vertedero municipal de Cienfuegos llegan diariamente entre 600 y mil metros cúbicos de desperdicios./Foto: Juan Carlos Dorado

15 Comentarios

  1. Es verdad que hay que insistir en mudar la basura que tanto afecta a la población, sobre todo los habitantes de Petrocasas y por sobre todas las cosas nuestros pequeños niños que estudian en la escuela primaria: Simón Bolívar, hay que eliminar ese gran problema ya.

  2. Gran trabajo este, esos son los que de verdad afectan a la ciudadanía, sigan por este camino, que algún día los culpables de estos problemas deberán por lo menos dar una respuesta al pueblo.

  3. Ojalá las irregularidades fueran solo la quema, aunque ciertamente un incendio dejó sin luz una línea de alta tensión el pasado año, y eso causando por un incendio. Allí las irregularidades van más allá, desde su propio surgimiento; como se dice en buen cubano: árbol que nace torcido… nada que cuando se creó de forma “provisional” hace más de 25 años, el vertedero nació violando normas como la imprescindible cerca perimetral. Allí hemos registrado en video verdaderas crías de animales, cerdos y carneros paseando, buzos, centros de selección de ropa, envases plásticos y de cristal, pomos; hemos constatado violaciiones de la protección en predios donde cualquiera puede entrar y descargar lo que le plazca Allí el quebranto de toda norma sanitaria, el descontrol es el único orden reinante y el peligro acecha para los pobladores del asentamiento de Petrocasas, surgió en 2007 con la condición del traslado del vertedero, y que casi una década después siguen esperando. Hay que insistir, colegas, buen trabajo.

  4. Ahhhh caramba, perdonen la insistencia pero me quedó una pregunta en el tintero y la lanza: ¿Leí mal o en 5 de Septiembre hace ya algún tiempo no se habló de un nuevo emplazamiento para un moderno vertedero municipal que dispondría de varias facilidades para la deposición de los desechos? Si mal no recuerdo el nuevo sitio del que hablaban queda allá por unos terrenos cerca de la antigua planta IMS, al fondo de la Fábrica de Baldosas de terrazo. Un lugar alejado de núcleos poblacionales y con condiciones para efectuar todo el manejo de la basura, desde reciclar lo que podía ser útil hasta sepultar para su degradación el resto de lo no reutilizable. ¿Estoy en lo cierto o me equivoco? Saludos reiterados y gracias por la oportunidad de opinar y comentar.

    • Gracias a usted Juan, por dedicar tiempo para hacernos llegar su opinión. En efecto, usted tiene razón, en el 2014 la colega Mercedes Caro publicó un trabajo sobre el nuevo vertedero y la posibilidad de producir biogás a partir de la descomposición de la basura, de hecho ese trabajo está citado al inicio de este texto.

  5. La pregunta que flota en el aire, si nos atenemos al hecho cierto, comprobado y más que verídico de que Planificación Física NUNCA dio su visto bueno para el emplazamiento de las 100 petrocasas, pero finalmente se decidió que debían construirse ahí y no en otra parte, es por qué entonces NO se mudó a otra parte al molesto muladar o vertedero (como quieran llamarle), si la ubicación del asentamiento justo allí pasaba más que todo por una razón puramente estratégica de matices incluso de connotación política. Lo que sobrevendría luego era previsible si la concomitancia no se arreglaba con la mudanza de alguna de las dos partes. Y como no se arregló, ahora las consecuencias, algunas de ellas tan inmediatas como la propia semana posterior a la inauguración del asentamiento por Chávez y Raúl. Aquí se habla del humo, de los peligros de incendio, y un largo etcétera, para no hablar muchas veces de fetidez o de las molestas plagas de moscas que, si estuvieran dotadas de un cerebrito poca cosa mayor que el que tienen, fácilmente podían un día convenir en ponerse de acuerdo, agarrar a una persona y levantarla en peso. Buen trabajo. Sigan así, que así fue como Martí definió que debía ser la prensa, con la espuela en el tacón y la fusta en la mano. Quien no quiera un fuetazo que haga bien la parte que le toca.

  6. las justificaciones no faltan somos los mejores para dar justificacion pero nada bueno par dar solucion, Este bertedero, es sumamente peligroso, para la salud y pienso que a largo plaso muchos van a padecer de cancer por el desprendimiento de los quimicos que los deschos despiden, y los bectores y mosquitos, lo mas lamentable es que los mas afectados, son los ninos, Bien si ya el famoso nuevo vertedero esta terminado por que no se pone a funcionar. como canta Julio iglecia; El basurero sigue igual. Quien le exije a la direccion de comunales, porque hay cartas y los vecinos, siguen esperando por la solucion; Digo donde no hay exigencia todo sigue igual, y lo podemos ver en toda la ciudada la cantidad de basura por donde quiera hay que ser claro menos sentadera en las oficinas y mas piernas en las calles, y es bien no ven nada los que tienen la responsabilidad. por que todo es papel y no accion pero el pueblo tiene que sufrir todas esas inrresponsabilidades

    • En muchas ocasiones nos falta previsión, para detectar los problemas a tiempo e implementar soluciones antes de que las situciones lleguen a su punto más crítico. Por algo existen regulaciones y normas y las consecuencias para la salud podrían ser más grave que lo que a simple vista pudiera pensarse y más de 100 familias viven expuestas a esta realidad.

  7. Lo que se explica sobre un fuego en esa es real no para meter miedo y lo que manifiestan sobre que no se apaga tambien es cierto , si esto ocurre ademas de infecciones etc terminar el nuevo, seria lo mejor pero creo que salud publica debe ver esto no solo comunales

    • El tema de los incendios es quizás el más peligroso. Hace aproximadamente un año, 5 de septiembre investigó un apagón que afectó a buena parte de lapoblación cienfueguera. Y, además de otras negligencias detectadas, fue causado por uno de estos incendios de grandes dimensiones, por un bambú que se colocó justo debajo de unos cables de alta tensión (que están allí mismo en el vertedero) y el fuego “prendió” y se extendió rápidamente por toda la explanada.

  8. El final de todo esto es que lo va apagar el administrador que esta ahora pues se acaban de enterar de este problema ahi esta la respuesta o sino que lleva muy poco tiempo el que este a al frente del negocio o empresa. Estos vecinos lo que tienen que hacer pedirle a la prensa que los ayude que le metan velocidad a los que tiene que ver con esto

  9. En 2011 publiqué una serie de reportajes sobre las irregularidades que ocurrían en el vertedero municipal. “El último eslabón de la cadena”, fue su título. Violaciones de normas jurídicas, urbanísticas, ambientales y de seguridad y salud del trabajo, fueron avalados entonces por los criterios de expertos, por la investigación periodística, que puso al descubierto la desidia y el desconteol en una actividad que aunque muchos desdeñen, prestan un servicio inestimable a la sociedad toda. Para entonces ya estaba realizado el proyecto de un vertedero moderno, a partir de colaboración con Francia, pero como la actividad misma y la situación de sus trabajadores, fue postergado y, como decía en aquella saga televisiva, el tiempo pasó y pasó… En 2016, a petición de los vecinos, volvimos a internarnos en el basurero que como dice otra vieja canción “seguia igualito”, o como dices con acierto colega, “¡que nadie quiere mirar!”

    • Ojalá no tengamos que volver sobre este tema en unos años. Para los vecinos se trata de una situación insostenible, y estoy segura de que ellos seguirán insistiendo hasta que logren “mudar” la basura al nuevo vertedero. Pero además, el resto de los municipios de la provincia tienen situaciones similares con sus vertederos, según nos explciaron las propias autoridades de Comunales.

Dejar respuesta