Basulto: mixtura de color, luz, fantasía y exaltación de los sentidos

José Basulto Caballero fragua en su creación una magnética mixtura de color, luz, fantasía y exaltación de los sentidos

0
192
El regreso de mis coetáneos, obra del pintor cienfueguero./ Foto: Cortesía de la UNEAC

José Basulto Caballero, integrante de la Asociación de Artes Plásticas del Comité Provincial de la UNEAC de Cienfuegos, es un pintor muy vinculado al entorno natural, donde desarrolla su poética, y resulta, esencialmente, alguien alimentado por la fantasía, elemento nutricio de su discurso pictórico.

Perteneciente a una familia que vive junto a la costa del poblado cienfueguero de Reina, él y los suyos transformaron, desde los años ’90 y en pleno período especial, una zona agreste, casi yerma, en un maravilloso jardín de plantas ornamentales y, además, en sede de proyectos culturales en los cuales intervendría desde entonces el artista.

Laureado en el Salón 5 de Septiembre, en el Salón del Mar y el Visuarte de la UNEAC, entre otros certámenes de las artes visuales, Basulto privilegia en su obra tanto esa admiración que profesa por los elementos del complejo natural, como una mitología muy personal de “guajiripescadores”, “guajibertos”, “guajicheros”, “guánjeles” y otras criaturas similares: figuras donde simboliza desde un plano ora fantástico, ora fabular, la atracción experimentada hacia guajiros y pescadores, a quienes funde en varios de sus cuadros.

De acuerdo con la apreciación de la crítica de arte, Massiel Delgado Cabrera, su singular iconografía resulta el sedimento de un discurso fabulatorio inspirado en la mejor tradición de los “artistas populares de Las Villas”, una vez agrupados por Samuel Feijóo.

Guángeles y otros inmortales constituye una de las exposiciones personales del creador. En torno a dicha muestra, la citada especialista opinó que “diversas líneas creativas se juntan en quien se reconoce un autodidacta inspirado, únicamente guiado por el encantamiento y la fantasía nacida del afán cotidiano”.

Y, sobre la policromía marcada de esos trabajos (como de la obra general de Basulto), expresó que representaban “un júbilo de colores, consecuencia del empleo del bolígrafo, artefacto ordinario útil para lograr fabulosos discursos y filigranas táctiles gracias a la presencia del detalle persistente, grácil y aparentemente pueril”.

Así es la creación de José Basulto: una magnética mixtura de color, luz, fantasía y exaltación de los sentidos.

Dejar respuesta