Basta con no violar la Ley | 5 de Septiembre.
lun. Jun 24th, 2019

Basta con no violar la Ley

Foto: Efraín Cedeño

Tomates, ajíes cachuchas, pepinos, mangos, boniatos y malangas aumentarán el menú esta semana, del círculo infantil Niño Feliz, ubicado en la barriada de la primera de Tulipán, en la ciudad de Cienfuegos. Hortalizas, viandas y frutas que resultaron de un decomiso a vendedores ilegales en Circunvalación y Línea; y una parte resultante del abandono en el momento en que los supervisores arribaban a los alrededores del mercado de Pueblo Griffo. Funcionarios de la Dirección Integral de Supervisión (DIS) en la provincia, entregaron la mercancía a los directivos de la institución educacional, al tiempo que intercambiaron sobre la labor que realizan.

Anniki Sabina Hernández agradeció el gesto en nombre de su colectivo y de los 205 niños que permanecen a su amparo mientras las madres trabajan y aportan a la sociedad. En un aparte con Yury Antonio Mora González, subdirector de la DIS; y Miladys Pérez Rodríguez, jefa del Grupo de Supervisión al Trabajo por cuenta propia, comentaron que este tipo de operativos se desarrollan con regularidad, durante recorridos por distintas zonas de la geografía provincial.

Y aunque la labor de la DIS tiene detractores entre aquellos quienes pretenden realizar actividades comerciales a espaldas de la Ley, la faena que desempeñan busca proteger al pueblo de una correcta aplicación de precios, peso y calidad de los productos que adquiere en la red comercial y en establecimientos donde se ejerce el trabajo por cuenta propia.

Paulino Pablo Díaz Santillán, director de la DIS en la provincia, abunda sobre el tema: “De una plantilla de 141 supervisores integrales (de precios, higiene comunal y trabajo por cuenta propia), está cubierto solo el 52 por ciento, con salarios que rondan los 500 pesos, eso si se les paga estimulación, que no es norma. No siempre cuentan con los medios y equipos necesarios para sus funciones; y en ocasiones sufren agresiones físicas y verbales. Hemos debido sancionar a personas que violaron el Código de Ética, es cierto, pero nuestros supervisores honestos merecen el respeto del pueblo, porque son una autoridad que respalda sus derechos.

“Poseer una licencia para el cuentapropismo, por ejemplo, documento que especifica el alcance de la actividad, no es una justificación, y a veces lo esgrimen, incluso violando lo establecido por la Ley. Un supervisor debe identificarse, en su carné hay un código, porta una orden de trabajo y al terminar la inspección debe dejar un acta de constancia, de modo que si alguien se sintiera extorsionado, puede conocerse de inmediato”.

Por los teléfonos 43 55 24 17 y hasta el 19, la población puede comunicarse con funcionarios de la DIS, institución que tiene como objeto social, preservar los derechos ciudadanos al comprar o recibir un servicio, supervisar la política de precios y defender los derechos de la población. Para los molestos expendedores sin licencia y para quienes incumplen lo establecido en pos de evitar la anarquía, les bastaría no violar la Ley.

Noticias relacionadas

4 thoughts on “Basta con no violar la Ley

  1. estas cosas suceden pq las placitas no están abastecidas, la planificación de los agricultores donde está por debajo del telón, los inspectores que tiene que verificar las producciones no revisan, también en los hospitales y casas de abuelos en ocasiones es minima las ensaladas y frutas, los felicitos a esos inspectores buen trabajo sigan perfeccionandose en ese arduro trabajo que beneficia al pueblo, y que me dicen de la carne de cerdo muy elevada es también un problema serio.

    1. Gracias por leernos y comentar Elena, tiene mucha razón, el tema de la alimentación es hoy un asunto prioritario de la nación cubana; y parte, de medidas organizativas, de mucho control y en lo fundamental, y se lo pongo en mayúsculas DE HACER PARIR LA TIERRA. Pero también resulta necesaria la labor de los inspectores, de los que son legales, fieles y responsables; porque los corruptos no pueden empañar el trabajo de sus colegas, a esos es preciso denunciarlos y ahí en esa información están los teléfonos y sus acreditaciones llevan un código, un número para ser identificados. También cuentan sus salarios bajos, la falta de condiciones, de herramientas… en fin, volveremos sobre el tema, gracias, la autora

  2. si asi lo hicieran en todos los municipios y provincias de este país bello, el precio en los carretilleros es muy elevado y las placitas estan vacias, acopio en ocasiones llegan por ejemplo guayaba y no se ve en las palcitas se la venden a los carretelleros o los cuenta propistas que hacen jugos, asi también sucede en Aguada de Pasajeros y eso que aqui las ferias agropecuarias llueve truene o relampaguee siempre se hacen muy buenas todos los sábados, pero no estamos exceptos de esos altos precios con los ilegales.

    1. Ernesto, esos carretilleros son un efecto boumerang, es decir, lo que pudo ser una solución para acercar los productos a los consumidores, se ha convertido en un mal social. La mayoría tiene pésima conducta, tratan mal a los clientes, abusan con los precios y tienen “convenios” con placitas y mercados agropecuarios estatales, para entre bambalinas, para comprar a precios topados los productos y revenderlos al pueblo, todo un abuso!!! Y eso ocurre frente a TODOS, porque en los barrios están los Consejos Populares, jefes de sector, administradores de los citados mercados y ciudadanos… que pueden exigir por su mercancia, no dejar que les violen sus derechos como consumidor, exigir… Y están los inspectores estatales, esos sobre los que versa este trabajo, que deben ser más, y fíjate tú, la plantilla está cubiert apenas al 52 por ciento, con salarios mínimos y sin el apoyo del pueblo cuando actúan!!! El que no quiera verse perjudicado, QUE NO VIOLE LA LEY, y eso nos pasa a los cubanos, que carecemos de cultura jurídica. Esta es una lucha de TODOS, para no dejarnos “tomar” la sociedad y que impere la Ley de la selva, eso NUNCA. Tiene mucha razón en su comentario, gracias por leernos y comentar, la autora

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 caracteres disponibles