“Barry” se convierte en huracán. Emergencia en Louisiana
mié. Oct 23rd, 2019

“Barry” toca como huracán en Louisiana y vuelve a tormenta tropical

El huracán Barry se aproxima a Luisiana creando gran preocupación por esta, la primera prueba de consideración a que se verán sometidas las defensas instaladas tras el desastre provocado en 2005 por el huracán Katrina. /Imagen satelital NOAA (Reuters)

El huracán Barry se aproxima a Luisiana creando gran preocupación por esta, la primera prueba de consideración a que se verán sometidas las defensas instaladas tras el desastre provocado en 2005 por el huracán Katrina. /Imagen satelital NOAA (Reuters)

“Barry”, el primer huracán de la temporada atlántica de este año, tocó tierra hoy en Luisiana con categoría 1 en la escala Saffir-Simpson y poco después se degradó a tormenta tropical.

El meteoro penetró cerca de Intracoastal City y, según los expertos, se mantiene como un evento peligroso porque puede provocar graves inundaciones debido a las torrenciales lluvias y marejada ciclónica.

De acuerdo con el último boletín del Centro Nacional de Huracanes (NHC, por sus siglas en inglés), emitido en la tarde de este sábado, la tormenta se mueve a unos 10 kilómetros por hora con vientos máximos sostenidos de 112 kilómetros por hora.

El NHC pronosticó que el ojo de Barry cruzará el sur de Luisiana esta tarde y pasará al centro del estado en la noche.

Según los registros, Barry, además de primer huracán de la temporada del Atlántico 2019, es sólo el cuarto que llega a Louisiana en julio (el último fue Cindy en 2005). Es también el número 50 que toca tierra ese estado desde que comenzaron las estadísticas en 1851.

El hecho de que aterrizara ahora como huracán significa que durante durante cuatro años consecutivos a Estados Unidos lo golpeó por lo menos un evento similar.

La etapa más reciente en que los huracanes azotaron en un cuatrienio fue entre 2002 y 2005.

Declaran estado de Emergencia

Meteorólogos estiman que la de nuevo tormenta tropical podría causar inundaciones catastróficas a lo largo del río Mississippi, un marejada ciclónica de hasta 1,8 metros y hasta 50 centímetros de lluvia, señala la prensa. La amenaza de inundación es la preocupación especial para las ciudades de Baton Rouge, Lafayette y Nueva Orleans, quienes temen que las defensas instaladas tras el devastador huracán Katrina puedan ceder a la avalancha.

Ante el avance de Barry y en previsión de una contingencia de tal magnitud, el presidente Trump declaró una emergencia federal en el estado, así como la evacuación de casi 10 mil personas. Asimismo, se han desplegado tropas de la Guardia Nacional para ayudar a los que ya se encuentran atrapados por las inundaciones.

Todos los vuelos desde y hacia Nueva Orleans fueron cancelados este sábado debido a la tormenta. Cerca de 66 mil personas en Louisiana se encuentran sin electricidad.

Vivo el recuerdo del desastre del “Katrina”

Marejada ciclónica asociada al ahora huracán Barry, categoría uno en la escala Saffir-Simpson, mientras el organismo se acerca a una playa en Seaside (Florida). Foto: Mark Fulford (Reuters)
Marejada ciclónica asociada al ahora huracán Barry, categoría uno en la escala Saffir-Simpson, mientras el organismo se acerca a una playa en Seaside (Florida). Foto: Mark Fulford (Reuters)

En 2005 el sur de EE.UU. fue devastado por el potente huracán Katrina, que dejó pérdidas económicas por 125 mil millones de dólares y se cobró la vida, según diferentes estimaciones, de entre mil 245 y mil 836 personas.

Ahora Luisiana se enfrenta a una nueva amenaza meteorológica: el huracán Barry que, puede inundar partes del estado este fin de semana. De este modo, podría poner a prueba las defensas contra las marejadas en Nueva Orleans, instaladas después del desastre de hace catorce años.

La mayor amenaza de Barry son las lluvias torrenciales asociadas, que harán crecer la cuenca del río Mississippi: según estimados se espera que lo haga por encima de los cinco metros, solo 30 centímetros por debajo de la cima de los diques que protegen a Nueva Orleans de las marejadas ciclónicas, reseñan medios locales.

A prueba la resistencia de los diques

No obstante, expertos aseguran que el sistema de defensa de Luisiana contra las inundaciones ha mejorado considerablemente desde el “Katrina”, que inundó gran parte de Nueva Orleans. Sin embargo, algunos funcionarios se muestran preocupados de que los diques no aguanten el agua de lluvia adicional traída por “Barry”.

Durante el huracán Katrina hubo más de 50 fallas en el sistemas de diques y muros contra las inundaciones. Las investigaciones en los años siguientes revelaron varios factores que llevaron a esa situación, incluido un mantenimiento inadecuado, fallas de diseño y casos en que los diques se construyeron en parte con arena, en lugar de arcilla más gruesa, lo que proporciona una mayor protección. (Con información de Prensa Latina y Actualidad RT)

Noticias relacionadas
Share
Share