Bárbara y el Poder Popular en las montañas cienfuegueras

Se considera comunicativa y agradecida. Confiesa que le gusta hacer el bien siempre y ayudar a todas las personas que lo necesiten.

Quizás por esas razones, durante unos cinco mandatos de los órganos locales del Poder Popular, Bárbara Gemot Pérez, se ha desempeñado como delegada de la Circunscripción 68 en el Consejo Popular Sopapo-Cuatro Vientos, en pleno macizo montañoso de Cienfuegos.

Es una mujer delgada, de mirada limpia y directa. Afable y conversadora y eso propició la fluidez del intercambio  que sostuve con ella una tarde calurosa, bajo amenaza de lluvia, rodeadas de un paisaje exuberante en su verdor.

«Tenemos muy buenas relaciones entre los delegados y con el Presidente del Consejo Popular, es una relación casi de hermanos.  Con los administrativos de mi demarcación también son positivos las relaciones, lo mismo en la bodega, que el  mini-restaurante, los médicos, en fin… Todo lo que vamos a hacer lo acometemos unidos, sea cual sea la situación que haya que atender, por mínima que parezca», me dice para dejar sentado el derrotero de un quehacer que en tiempos de la Covid-19 no ha perdido detalle alguno.

«En el momento más difícil de la pandemia que prácticamente no se podía salir a ningún lugar,  nos enfrascamos en el pesquisaje diario, en llevar a los ancianitos los productos que han necesitado; se ha brindado el servicio de comedor en el mini-restaurante todos los días, incluso lo hicimos por comunidades para que todos puedan acceder a lo que se ofrece; todo se hace para que la población se sienta cómoda».

La zona montañosa del territorio cienfueguero muestra una evidente evolución, en muchos sentidos.  Bien lo sabe la delegada Bárbara quien es farmacéutica en El Sopapo y hacia esa dirección va la interrogante. ¿Cuánto ha cambiado la zona en todo este período en que ha sido la representante  de la comunidad?

«Hemos tenido muchísimos avances.  Tenemos un joven club de computación que los jóvenes ansiaban, ubicado aquí mismo en El Sopapo. Se ha mejorado la problemática del agua; los servicios han ganado en calidad que en aquellos momentos no lo teníamos», responde y en modo alguno eso significa ausencia de dificultades.

«El transporte se mejoró, nunca nos faltaba la guagua, la población se alegró mucho con eso, llegamos a tener tres viajes en el día porque todo lo tenemos que ir a hacer a Cumanayagua que es la cabecera municipal.

«Nos queda trabajo por hacer porque a veces hacemos algo y luego hay que volver atrás; por ejemplo se trabajó en los caminos pero ya están un poco malos otra vez; pero se siguen reparando, son cosas en las que vamos trabajando poco a poco.  Ya tenemos la corriente eléctrica en el Poblado de El Naranjo.  Lo único que nos falta, que si la población nos reclama,es el servicio de la telefonía; que no tenemos señal; tampoco tenemos señal digital aquí para poder ver todos los canales de la televisión».

¿Y qué le han dicho al respecto?, indago

Me han informado que se sigue trabajando, que se han hecho algunos avances, pero aún no se concluye.  Nos han dicho que no nos desesperemos que tendremos la señal».

“Una de las problemáticas más serias que tenemos es la vivienda; porque aquí arriba se nos hace muy difícil hacer los subsidios. Pretendemos hacer una tienda de materiales de la construcción aquí en El Sopapo para traer los materiales de construcción y de aquí, entonces, llevarlos a los subsidiados porque es más fácil; ahora hay que ir Cumanayagua.

“Si queremos que la población de la montaña no se vaya tenemos que apoyarlos para que puedan hacer su casa bien hecha y que no tengan que pasar trabajo.

«Tenemos muchos jóvenes, pero si no ven el desarrollo, se van; eso es normal, pero si tienen el desarrollo aquí no lo hacen porque están con sus familias y además  tienen las escuelas donde pueden estudiar para técnicos medio y todo».

Bárbara Gemot Pérez, delegada de la Circunscripción 68 en el Consejo Popular Sopapo-Cuatro Vientos, en pleno macizo montañoso de Cienfuegos, es nacida y criada en la zona.  Se me antoja provocarla, ¿qué significan estas montañas para usted?

«Algo muy importante.  En el futuro quisiera ver algo lindo, qué la gente no se vaya de aquí, que se queden a vivir  El café de aquí es de nosotros y es como decir nuestro oro, algo que estamos dando que apoya al país, porque eso significa dinero importante para el país y eso sale de aquí, de estas montañas, de los campesinos».  En su voz la emoción y en los ojos el brillo propio del amor por lo entrañable.

Relacionado || San Narciso o el regreso a la montaña
Tay Beatriz Toscano Jerez

Tay Beatriz Toscano Jerez

Periodista.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Compartir