Atención a las nuevas generaciones también desde el ámbito jurídico
mié. Nov 20th, 2019

Atención a las nuevas generaciones también desde el ámbito jurídico

Ilustración: Tomada del periódico Granma

Ilustración: Tomada del periódico Granma

En su quehacer diario respecto a  las nuevas generaciones, Cuba muestra apego a lo establecido por la Convención sobre los  Derechos del Niño y la Niña, adoptada por la Asamblea General de Naciones Unidas el 20 de noviembre de 1989, cuyos principios rectores incluyen la no discriminación, la adhesión al interés superior del menor, el derecho a la vida, a la supervivencia y al desarrollo y a la participación.

También desde la Carta Magna de Cuba, los niños y las niñas tienen una atención priorizada. Desde su articulado quedan claros cuáles son los derroteros en ese sentido.

Las niñas, los niños y la Constitución

El ARTÍCULO 86, por ejemplo, puntualiza que “El Estado, la sociedad y las familias brindan especial protección a las niñas, niños y adolescentes y garantizan su desarrollo armónico e integral para lo cual tienen en cuenta su interés superior en las decisiones y actos que les conciernan.

“Las niñas, niños y adolescentes son considerados plenos sujetos de derechos y gozan de aquellos reconocidos en esta Constitución, además de los propios de su especial condición de persona en desarrollo. Son protegidos contra todo tipo de violencia”.

Más que claro es el enunciado desde la Constitución y transparente, además, en el quehacer diario desde la sociedad toda, en función de “los que saben querer”. Los niños y las niñas son presente y futuro.

Podría interesarle: La familia, los niños y la protección de sus derechos

Desde lo jurídico tampoco se obvia esa prioridad y así me lo ratifica Yaisery Brunet Romero, Presidenta de la Sala de lo Civil, Administrativo y Laboral del Tribunal Provincial Popular de Cienfuegos: “La Convención sobre los derechos del niño es uno de los convenios internacionales que más se aplica en los Tribunales. En todos los procesos de familia tenemos en cuenta, constantemente, lo que esta establece. La mayor parte son competencia de los tribunales municipales, en apelación van a la sala provincial e incluso pueden ir en recurso de casación al Tribunal Supremo”.

Y esa observancia obedece a que el Código de Familia se actualiza en estos momentos para su posterior aprobación, por lo cual se toma en cuenta la norma jurídica de mayor rango en el país: “En estos casos (de familia) cuando no hay correspondencia con lo que refiere el Código de Familia aplicamos la Constitución, porque a pesar de haber sido muy avanzado para la época en que salió, hoy quedan fuera de contexto varias situaciones que se nos presentan (derechos de los abuelos, por ejemplo).

“Son los casos más difíciles porque no está en blanco y negro la norma especial para la solución del conflicto y hay que atemperarse a los tiempos, y hacerlo en derecho y legal. La Constitución de la República de Cuba es la norma suprema del ordenamiento jurídico, además de la Convención. Por ahí es que se buscan las soluciones a los casos que atendemos en los Tribunales”.

Lea también: Tribunales Populares: Impartir justicia con apego a la Constitución

Por su parte, la Dirección Provincial de Justicia aquí, rectora el Centro de Referencia de los Derechos de la Niñez y la Adolescencia. Anisleidy García Cruz, Especialista Inspectora —supervisora de la Subdirección—, tiene a su cargo este particular: “Atendemos todos los derechos de los infantes, los deberes y derechos para con los niños y las niñas. Es un proyecto que surge en 1999, se firmó entre Cuba, Finlandia y el Fondo de Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF). En el caso de Cuba el organismo escogido fue el Ministerio de Justicia (MINJUS).

“Trabajamos todo lo relacionado con la promoción y divulgación. Tenemos creados varios Círculos de Interés, con el objetivo de contribuir a su formación como ciudadanos. Ellos tienen la facilidad de explicarle a los adultos de la mejor manera posible cuáles son sus derechos. De esta forma contribuimos en la formación de valores, además garantizamos que puedan ponerlos en práctica”.

Vale la reiteración. Cuba, desafiando no pocos obstáculos, sigue adelante en el empeño de atender a sus infantes, adolescentes y jóvenes, y lo hace desde todos los ámbitos posibles. Cienfuegos no es la excepción y desde el ámbito jurídico se reafirma.

Noticias relacionadas
Share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 caracteres disponibles

Share