Asnoly sueña en Cienfuegos inspirado en el líder histórico de la Revolución

Un niño puede albergar los sentimientos más insospechados. Tal ocurre con el pionero cienfueguero Asnoly Balmaseda González, quien con apenas diez años de edad profesa una profunda devoción a la obra de la Revolución y en especial a su líder histórico.

Por mis maestros y mis padres aprendí a querer a Fidel. Desde hace mucho supe que era un hombre honesto, capaz, noble y revolucionario, que había luchado por los cubanos para que todos fuéramos iguales. Y aunque sé que está muerto, lo tengo vivo en mi corazón”, expresa emocionado y confiesa:

Muchas veces he imaginado, y hasta soñado creo, un encuentro con él. Lo he visto grande, muy grande, mientras le estrecho la mano, lo abrazo y le digo al oído lo mucho que lo admiro por ser como es…y también le he contado de mis sueños de hacerme médico cuando sea mayor y cumplir con sus ideas de salvar vidas en cualquier parte del mundo”.

El sitio preferido de Asnoly es el rinconcito dedicado al Comandante en Jefe, donde atesora recortes de fotos, libros y otros recuerdos. Según Marilys, la madre, esta fue una iniciativa espontánea de su hijo tras conocer la muerte de nuestro máximo líder. “Desde entonces, asegura ella, no hay día en que falte al encuentro con lo que él llama el altar de Fidel”.

Cuenta Marilys que la noticia le afectó mucho, a tal punto, que varias veces lo encontró llorando en algún rincón del patio. “Decía que todo había acabado, que ya no estaba Fidel para defender a la Revolución, hasta que le hicimos comprender de la existencia de fieles seguidores de su obra”.

Fue así que el vecinito de Venta del Río, del municipio de Cienfuegos, decidió escribirle una carta al presidente de la República de Cuba, Miguel Díaz-Canel Bermúdez. En la misiva, con letra apresurada y nerviosa, le decía, entre otras sentidas frases, que deseaba conocerlo personalmente para decirle lo mucho que confiaba en él, por ser digno continuador del legado de Fidel y Raúl.

Muy pronto el niño recibió la respuesta del Consejo de Estado, con fecha del 21 de diciembre de 2018, cuyo contenido dejaba constancia textual de que, (…) “Nuestro pueblo siente el privilegio y la felicidad de niños y jóvenes como tú, de acompañar al jefe de la Revolución en la defensa de la independencia, la justicia y el progreso de la nación (…)”.

Para el actual alumno de quinto grado de la escuela primaria Frank País García, el mejor homenaje y compromiso del día a día es estudiar con ahínco y cumplir con los deberes escolares. “Por eso, dice, cada vez que obtengo Excelente en cualquiera de las asignaturas, le dedico la calificación a él, pensando que se sentiría orgulloso de mí por ser un buen estudiante”.

Sin embargo, además de aplicado en los estudios, otras cualidades humanas lo distinguen entre sus condiscípulos y amiguitos del barrio. Tal vez uno de los más allegados sea Adeiny, quien reconoce en Asnoly el alto sentido de la amistad, capaz de compartir no solo la merienda y los juguetes, sino también sus conocimientos, consejos y convicciones, a pesar de la corta edad.

¿Cómo piensas honrar el cumpleaños 94 de Fidel este 13 de agosto?

Como siempre lo he hecho después de su muerte, con el compromiso de ser un buen cubano, defender a la Revolución y esta vez, cumplir con las medidas higiénico sanitarias de quedarme en casa para prevenir el coronavirus. Esos serán los votos de ese día frente a su altar”, adelanta emocionado.

Armando Sáez Chávez

Armando Sáez Chávez

Periodista de la Editora 5 de Septiembre, Cienfuegos, Licenciado en Español y Literatura y Máster en Ciencias de la Educación

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 caracteres disponibles

Compartir