Armada de Cuba jugará seis partidos de preparación en México

Con boleto en el bolsillo, Cuba pierde el invicto en el Sub 23 y estará con Nicaragua en la final

La armada de Cuba jugará seis partidos contra equipos de la Liga Mexicana como cierre de su preparación rumbo al torneo preolímpico de béisbol de las Américas que comienza el 22 de marzo en Arizona.

La Dirección Nacional de ese deporte confirmó que esos encuentros quedaron pactados entre el 13 y el 19, y serán enfrentados luego del corte definitivo previsto para su actual preselección.

En tal sentido dio a conocer que se gestiona la incorporación de quienes resulten elegidos entre los contratados en Japón, a fin de sumarlos al concepto de equipo a la vez que se aclimatan tras el traslado desde el continente asiático.

Mérida, Tabasco, Campeche serán los escenarios de los duelos con elencos locales de la dotación antillana, ajustados al calendario que sigue:

  • 13, 14 y 15 de marzo: vs. Olmecas de Tabasco
  • 16 de marzo: vs. Leones de Yucatán
  • 17, 18 y 19 de marzo: vs. Piratas de Campeche
Sub 23 pierde el invicto pero ya tiene pasaje al Mundial

Entretanto, el sub 23 que asiste en Nicaragua a la súper ronda del campeonato panamericano de la categoría cumplió dos fechas antes del cierre la principal de sus metas en el torneo: apropiarse de un boleto para la Copa del Mundo, con todo y perder un rato después el invicto ante los anfitriones con pizarra 6×0, rival contra el que volverá a jugar el domingo en la final.

Fue un desenlace imprevisto. Mientras todo el mundo estaba enfocado en el choque entre los únicos equipos que no habían perdido aún, casi ningún reporte de prensa aludía a la probabilidad de que los dirigidos por Eriel Sánchez no tuvieran que esperar a la conclusión del duelo nocturno para saber si no les haría falta el resultado sabatino para saberse en la discusión del título.

Y sucedió que Venezuela, bronce en la pasada Copa del Mundo, doblegó a Colombia por 5×4, desenlace con el que ambos conjuntos, a lo sumo, pueden llegar a tres triunfos con dos reveses, mismo palmarés que Cuba en el supuesto de que no ganara más en esta etapa. Pero en un escenario de hipotético empate, los nuestros saldrían beneficiados por archivar victorias sobre ellos.

Así, Cuba empezó el partido nocturno ante los anfitriones con el boleto en el bolsillo, situación que no era la misma de los nicaragüenses, quienes sí necesitaban del éxito para asegurar también de manera anticipada el pase a la final y automáticamente a la cita del orbe que organizará México en octubre.

No obstante, Eriel no varió en nada su estrategia, pues su plan es seguir ganando juegos. Mantuvo su decisión de darle la bola a Bryan Chi y puso un line up diseñado para enfrentar un pitcher zurdo, especialmente designado para este juego, a pesar de que hasta ahora había formado parte del bullpen pinolero.

Ante la mejor concurrencia que se ha dado cita en el estadio Dennis Martínez, de Managua, los anfitriones lograron una victoria calificada por la prensa local como histórica por varias razones. Primero, dio el pase al Mundial y a la final de este campeonato; segundo, era sobre Cuba, y tercero, por la estupenda labor de Harvin Talavera, quien durante seis innings solo admitió un dudoso hit de César Prieto por segunda base, que parecía más un error en tiro tratando de forzar en la intermedia a Loidel Chapellí.

Talavera obligó a la alienación insular a conectarle muchos rodados, ocho de ellos por el camarero Aldo Espinoza, de amplia cobertura y muy buenas manos, virtudes que llevaron a los Dodgers de los Ángeles a ficharlo. El pitcher ganador sacó cuatro outs por ponche y el que mejores contactos tuvo ante sus envíos fue el segundo en la tanda, Rodoleisis Moreno, quien le pegó par de batazos largos, ambos capturados en las profundidades del bosque izquierdo.

Ante su relevo, Dismany Ortiz ligó un hit en el séptimo, cuando ya estaba echada la suerte del juego y la pizarra reflejaba el 6×0 irreversible. Si alguna amenaza representó ese imparable con un hombre en base por pelotazo, se ahogó unos minutos después cuando el emergente Diasmany Palacios bateó para doble play.

Los nicas arremetieron temprano ante Bryan Chi, quien no tenía su mejor comando sobre los pitcheos y varios le cayeron en zona de confort para los bateadores. En el primer inning el cuarto madero, Omar Mendoza, sacudió el primero de los dos dobletes de la jornada, con el que empujó par de hombres embasados por el propio lanzador, uno por boleto y el otro por golpe, y en el tercer episodio el mismo hombre le ligó un elevado de sacrificio al jardín central.

Chi, que se ufanaba de haber dejado en un imparable a Colombia en la ronda preliminar sin regalar ningún pasaporte gratis, caminó a tres en esta ocasión, a razón de uno por cada capítulo que trabajó, y aunque solo le pegaron dos sencillos, cometió un wild pitch que le abrió las puertas del home plate a otra carrera de los nicas.

Con el marcador adverso y pensando más en el domingo, el alto mando cubano movió su bullpen: Naikel Cruz, Yandy Molina y Alyanser Álvarez actuaron por ese orden.

Con tres imparables en el sexto, los locales redondearon el marcador final con el cual quedaron como los únicos imbatibles en la competencia y el resultado sirve de gancho promocional para que el domingo se congestione el graderío ávido de presenciar la segunda parte de este duelo entre Cuba y Nicaragua.

Este sábado los insulares concluyen su calendario de la segunda ronda ante el ya eliminado República Dominicana y se supone que Eriel Sánchez preserve a Pablo Luis Guillén para el partido por el cetro. (Con informaciones de Jit y Juventud Rebelde)

5 de Septiembre

5 de Septiembre

El periódico de Cienfuegos. Fundado en 1980 y en la red desde Junio de 1998.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Compartir