Ariel Barreiros: “la trova es para los jóvenes”

9
451

Para Ariel Barreiro, la trova debería ser la música de los universitarios, “cosa que se ha perdido mucho. La trova se fue de las universidades o los universitarios se fueron de la trova por causas que no nos vamos a poner a discutir ahora. Si no pensamos que la trova es para los jóvenes, entonces para qué es esta cosa que estamos haciendo. Si la canción trata de poetizar, vender, de ser valiente, eso es para los jóvenes”.

Este compositor, quien nunca se ha marchado de Aguada de Pasajeros, destaca tanto por el dominio de la guitarra como por letras cargadas de lirismo en cada una de sus composiciones. Incluso, alude a César Vallejo en la canción Ágape, donde hace coincidir el primer verso de su tema con los del peruano en un texto de igual nombre.

Hoy no me vino nadie a preguntar. /Cómo seguí del frío./Hoy no me envenenaron a ningún animal, en ningún lado. /Hoy no me toca herida. /Ni cometa, ni aplauso, ni regaño, ni flor. /Ni estas asmas que me entran, /Cuando tú te me espantas, corazón.

Según Barreiro, los trovadores, sean de la generación que sean, siempre tratan de provocar a través de la canción, tanto por la vía de la crítica social o “como yo, a través de la canción de amor y mínimamente social. El trovador que no piense de esa manera, simplemente a lo largo del camino se va a desviar hacia otra cosa, como muchos cantautores a quienes he conocido y de los cuales no voy a dar nombres, que renunciaron a ese camino”, me confesó un día que ofrecía un concierto en la Universidad Central Marta Abreu de Las Villas.

Medio lento es el nombre del disco que recoge los temas más reconocidos de Ariel. Sin embargo, confiesa no haberse sentido satisfecho del todo con el resultado de la producción.

“Hubiera preferido grabarlo con menos instrumentos, más minimalista”.

A través de su amigo Nelson Valdés, muchos han disfrutado de algunas de sus creaciones en las noches del viernes en los Jardines de la Uneac, en Cienfuegos. Entre ellas, la que tituló Niña:

Y estoy llenando todas las libretas de Cecilines feos/ Enamorados, tristes, y es por ella/ Estoy que no regreso limpio/ Que no doy merienda/ Bruto y mal hablado, y es por ella.

9 Comentarios

  1. Bueno… esto es un diálogo entre sordos que no saben lenguaje de señas. Te debo parecer mil cosas, y tu a mi ocho mil, porque mientras más leo tu primer comentario más me alegro que lo hayas escrito desde el “cariño, con amor y mucha ternura”, de lo contrario ya estaría colgado de una guásima. Esto es un mal entendido, al final de la jornada. Me gusta pensar así. No soy un arrogante obstinado, solo creo que fuiste demasiado confrontativa. Me arrinconaste en el primer round sin conocerme. Considero que las personas no pasan siempre las mismas faces de madurez, cual pokemones. Te admiro, pero sería incapaz de creer que sé más de tí que tú misma. Así no pueden funcionar los debates. Saludos.

  2. Migue: No hay más que decir: está Ambrosio Fornet, Borges Triana y luego tú.

    Maga:De acuerdo contigo totalmente. Y claro que lo hice desde el cariño y porque me recuerdo a mí misma, y porque a esta altura sé los errores que cometí, y porque no se debe pensar que porque escribimos para un público medio debemos ser “medios” nosotros mismos. Es muy válida la propuesta de Miguel A. y la aplaudo, me alegra que haya logrado eso para estas ediciones de verano, pero lo único malo es que desecha cualquier criterio ajeno a su convicción inamovible, y eso es muy peligroso.

  3. Meli, eso de la revolución rusa fue una chota. Take it easy.
    Pues yo te voy a contestar no con una sino con dos citas:
    1-Cuando le preguntaron a Ambrosio Fornet si consideraba que las crónicas cinematográficas de G. Caín “adolecían de conocimiento pleno de la técnica cinematográfica, de verdadera cultura, de método de análisis, de coherencia estética”, el Premio Nacional de Edición contestó: “¿Y quién espera encontrar todo eso en una crítica periodística? Creo que en esa demanda ha prevalecido una gravísima confusión de géneros y destinatarios”. (Por supuesto, salvando las infinitas distancias).
    2-Mira lo que dice Joaquín Borges Triana sobre la Trovuntivitis: “Una cuestión que llama mi atención viene dada por el hecho de las frecuentes alusiones a textos literarios, que evidencian el alto nivel de formación e información artístico cultural de estos cantautores”, y, dicho sea de paso, después continúa (te juro que no podría ser mayor la casualidad): “con influencias que van desde clásicos como Vallejo (!!!!!) y Borges”. A él sí le “asombra”. Yo solo hice la aclaración para reafirmar lo que había dicho en el párrafo anterior, lo de las letras cargadas de lirismo (sí, metáfora más que manida, pero es lo que hay). Y hasta ahora solo tú lo has entendido así. Pero creo que hay que tener una lectura muy perversa (en el sentido de per versa—entre líneas—, como dice jocosamente Ena Lucía Portela) para llegar a soberana conclusión. Pero bueno, sabes que puedes arremeter también contra Joaquín. Por cierto, en su libro La luz, brother, la luz habla de Ariel Barreiros. Además, le dedica menos de cuarenta líneas si restamos una extensa cita directa que toma de Bladimir Zamora y la única referencia a las letras de sus canciones es esta: Mientras tanto seguimos siendo sur/ a pesar del vecino/ mientras tanto hay que seguir amando/ a ver si un día de estos llueve/ mientras tanto. ¿Te satisface? Bueno, parece que otros también deberían “disculparse” con la trova cienfueguera y con Ariel, como dices tú jajajaj

  4. “(…) en medio de la agitación política causada por la Primera Guerra Mundial, la Revolución Rusa de 1917 pareció indicar que el pronóstico de Marx estaba a punto de confirmarse. Pero el comunismo no se extendió a los países occidentales industrializados y la década de los treinta fue testigo del nacimiento del fascismo en Italia y el nazismo en Alemania, ambos violentamente anticomunistas. Estos acontecimientos plantearon un dilema a los marxistas tardíos. (…) Desde el hundimiento de los países del bloque comunista de Europa del Este, las ideas de Marx y las teorías marxistas han perdido predicamento en la sociología” Giddens, A., Sociología.
    No soy una periodista de cuidado, jamás lo he sido. Solo aprendí a decir que no a las cuarenta líneas.

  5. Entiendo tu comentario. Y claro que sirve de ayuda. Pensé publicar sobre Ariel porque ha sido el menos mediático (a mi pueril, modesto, inocente, estudiantil criterio) y porque me gustaría que más personas supieran de su existencia porque considero que no ha tenido todo el reconocimiento que merece. Hice esta sección (donde se pedían menos de cuarenta líneas ¿te parece el espacio suficiente para desarrollar alguna idea de manera incuestionable?) pensando en promocionar otro tipo de música, no para dar cuenta de mi conocimiento respecto a la trova Cubana (el cual es muy poco), ni para contentar a los convencidos. Si acaso, para convencer a los que no conocen a este trovador. Otros pudieron haberlo hecho mejor que yo. Usted, principalmente, que tiene una excelente pluma y es una periodista de cuidado. Tal vez no pensé más allá, o sí, pero no pude plasmarlo en tan poco espacio. Sin embargo, esto es como la revolución de octubre: para Marx, Rusia no debía ser el país donde se produjera la revolución, sino otro como Alemania, Inglaterra, etc (que tenían mejores condiciones) y Lenin lo entendió, pero como más nadie lo hace, ni lo va a hacer, entonces le toca a Rusia, que lo hizo lo mejor que pudo… pero lo hizo. Gracias por leer y opinar.

  6. Disculpa, con todo respeto, creo que en nombre de la trova cienfueguera, en especial, de Ariel, el artículo pudo haber sido más completo, sobre todo porque la la poética de la música de Ariel es un contrafuerte del que es difícil alejarse o dejar de hablar, sobre todo por los logros y la historia que hay detrás de que nunca haya salido de Aguada; por la historia que es ya un mito para las generaciones que le siguieron.
    No me parecieron afortunados los fragmentos de citas escogidos y cuando se escribe: “incluso, alude a Vallejo…” creo es muy fuerte, es como si encontrar que un trovador cubano aluda a Vallejo (y precisamente Vallejo) sea un descubrimiento feroz que debiera tener la admiración que acá parece provocar. Hago este comentario, en el fondo, con mucho amor, solo porque vengo de un sendero donde muchas veces no nos enseñaron a pensar más allá, a tener cierta racionalidad y vergüenza con las cosas que publicábamos. Es tan solo otro punto de vista que, también en el fondo, espero sirva de ayuda. No suelo escribir así estos criterios mío, solo lo hice por Ariel.

    • Meli, el Migue ha hecho un intento por presentar a su generación, y a los jóvenes lectores en general, a un Ariel Barreiro que nosotras y otros muchos conocen, le quieren y le agradecen que cante y haga música para NOSOTROS, casi en exclusiva; pero que muchos muchachos no conocen. Yo sé que comentas desde el cariño, y la sencillez, la misma con la que llegaste una vez a la Redacción, en primer año de Periodismo, al Periódico, intentando “trepar” por la cuerda y eso es lo que hace Migue, aprovecha una sección que él mismo creó, que podría haberse dedicado a un tema pueril, y sin embargo la logrado llegar a otros públicos. Bendito periodismo cultural, porque si hay polémica, es porque llega

Dejar respuesta