Árbol del Neem, la farmacia del pueblo

A la par del desarrollo del programa de la Agricultura Urbana en Cuba proliferó la siembra del árbol del Neem en los perímetros de organopónicos, parcelas y huertos intensivo. Tal medida fitosanitaria respondía a las propiedades antinsecticidas de la planta como un efectivo plaguicida y repelente a las plagas.

Pero además del uso antes mencionado, la bien llamada planta maravilla sirve para fortalecer el sistema inmunológico, prevenir, tratar, sanar, curar y combatir diversas enfermedades, padecimientos o afecciones en el cuerpo humano y buena parte de las personas no conocen de este particular.

En la India, de donde es originario, aún consideran al Nimbo o Margosa, como también lo nombran, la farmacia del pueblo, toda vez que posee cantidades de beneficios y combate principalmente la diabetes, los cánceres, enfermedades cardiovasculares, el virus del herpes, hepatitis, la ansiedad, estrés, infecciones y malestares estomacales.

Empero, la lista es más larga, de modo que aconsejan su uso para erradicar los parásitos, purificar y limpiar la sangre; su fruto sirve, además, como un gran purgativo, tratamiento de ulceras, ayuda aliviar la psoriasis, adelgazar, prevenir infecciones sexuales, disminuir la desertificación, absorber el dióxido de carbono, control de plaga, tratamiento de la sarna, excelente para la salud bucal, de la piel, el cabello las uñas y entre muchos otros beneficios.

¿Por qué el árbol maravilla?

El Neem o Nim, perteneciente a la familia Meliaceae, es una planta que se encuentra a menudo al borde de carreteras y en tierras no cultivadas. Tiene hojas de color verde claro u oscuro con pequeñas flores blancas y fragantes. Sus frutos lisos se asemejan a las aceitunas. El aceite esencial se obtiene moliendo el núcleo seco de la simiente, con un poderosos olor a ajo y sabor amargo.

La especie se distingue por su resistencia a la sequía. Normalmente, se da en áreas de semiáridas a semi-húmedas. Puede crecer en tierras diferentes, pero prefiere suelos arenosos profundos y bien drenados. Es un árbol tropical / subtropical típico y normalmente crece a temperaturas anuales promedio entre 21 y 32°C. Puede tolerar temperaturas muy altas, y no soporta las inferiores a 4°C.

El primer indicio que se tiene sobre el Neem en tratamientos médicos data de hace aproximadamente 4 mil 500 años. Fue el principal rasgo de la cultura Harappa, una de las más grandes civilizaciones del viejo mundo. Se han encontrado diversos compuestos terapéuticos, incluyendo las hojas de la planta en las ruinas de excavaciones hechas en Harappa y Mohenjo-Daro, en el norte y noroeste de la india.

De usos y propiedades

Los extractos de Nim actúan en los insectos, como anti-alimentario, inhibidor de crecimiento, prolonga las etapas inmaduras ocasionando la muerte, disminuye la fecundidad y la ovoposición, disminuye los niveles de proteínas y aminoácidos en la hemolinfa e interfiere en la síntesis de quitina.

Estas características hacen que las sustancias obtenidas de la planta no funcionen como tóxicas, sino que intervienen en los procesos químicos y fisiológicos de esos parásitos. En la industria de jabones reemplaza a los aceites de coco, palma africana y maní. Por contener ácidos mirístico y láurico, los jabones fabricados con dicho aceite tendrán más espuma y más detergencia que aquellos fabricados con aceites comestibles. También es superior al aceite de higuerilla o ricino.

Por la belleza del follaje y servicio medioambiental, el árbol del del Neem puede ser muy útil en áreas verdes de parques, plazas, prados y alamedas/ Foto: Tomada de Internet

En tanto, la planta, como fertilizante orgánico, es superior al estiércol vacuno, porcino o de otra fuente. También, como abono orgánico es apreciada por sus propiedades insecticidas y repelentes, especialmente contra ciertos insectos como las termitas o comejenes y los dañinos nematodos. Mezclada con urea para abonar el suelo, da buenos resultados y actúa como biocida. Luego, las hojas verdes constituyen un barato y excelente fertilizante.

Muchas de las propiedades mencionadas no tienen respaldo científico, pero su renombre está basado en el conocimiento tradicional y anecdótico de la medicina ayurvédica. Todas las partes del árbol son utilizadas para preparar diferentes remedios y el aceite del Nimbo es usado para preparar cosméticos (champú, bálsamos, jabón y cremas). Además del uso medicinal, los árboles de la especie se cultivan para disminuir la desertificación y se cree es un buen absorbente del dióxido de carbono.

Se dice que el principal interés de los científicos es investigar su posible propiedad insecticida. Muchos de los metabolitos secundarios del árbol tienen actividad biológica, pero la azadiractina es considerada de mayor importancia ecológica.

Existe evidencia científica preliminar que demuestra que el Neem es muy efectivo en el tratamiento de la sarna, por lo que se recomienda a quienes sean sensibles a la permetrina, un insecticida que puede ser irritante. A su vez, la práctica tradicional señala  su efectividad en la eliminación de piojos (en sus tres variantes), aunque no sus huevos (liendres), y en nematodos y gusanos filiformes tanto esto como endoparásitos del hombre.

Para el tratamiento de esas molestas infecciones basta la preparación de la hervidura de tres hojas de la planta por litro de agua. Una vez con un tiempo prudencial en reposo se empapan bien las partes afectadas con el cocimiento y se dejan secar en las mismas.

La botica popular

No solo la práctica de la medicina natural y tradicional avala el empleo del Neem para determinados tratamientos en la farmacopea popular, los científicos modernos han encontrado más usos probados para este árbol. La semilla, la corteza y las hojas, por ejemplo, tienen compuestos con usos antisépticos, antivirales, anti-inflamatorios, anti-ulceras y anti-hongos. De igual modo, constituye un excelente auxiliar en el tratamiento y prevención de diferentes padecimientos; tal es así que muchas de sus propiedades han sido probadas y aprovechadas en los siguientes casos:

Soriasis: El aceite de las semillas y el extracto de las hojas puede ser la solución a la Soriasis. Disminuye la comezón y el dolor, a la vez que reduce la costra y el enrojecimiento de las lesiones.

Las hojas. flores y el aceite de las semillas del árbol del Neem son las más usadas por sus propiedades medicinales/ Foto: Tomada de Internet

Diabetes: Puede llegar a reducir los requerimientos de insulina entre un 30% y un 50%, y muestra excelentes beneficios a los no insulina dependientes.

Cáncer: En la corteza, las hojas y el aceite, han sido descubiertos polisacáridos y limonoides que reducen los tumores cancerosos.

Herpes: Los extractos de la hoja de combaten al virus del herpes y sana rápidamente las heridas, comezón, enrojecimiento y ámpulas.

Trastornos dentales: Investigadores alemanes han encontrado que el extracto y la corteza previenen las caries y trastornos dentales como hongos, gingivitis, piorrea, aftas, encías inflamadas y sangrantes, previene las caries y blanquea los dientes.

Dermatología: Es altamente efectivo en los tratamientos contra el acné, salpullido, caspa y mezquinos, entre otros, reduciendo la erupción de la piel, cicatrizando y desinfectando las zonas dañadas.

Alergias: Inhibe las reacciones alérgicas mejorando las condiciones de ojos llorosos, lagrimeo y estornudos. Úlceras. El extracto ofrece una protección significativa del malestar, y acelera la cicatrización de las lesiones gástricas y duodenales.

Hepatitis: Pruebas en los Estados Unidos han demostrado que combate el virus que causa la hepatitis B, obteniendo excelente resultados.

Hongos: Combate algunos hongos incluyendo los que causan pie de atleta y cándida, organismo que causa las infecciones en la boca conocidas como “fuegos”.

Malaria: Un ingrediente activo en las hojas combate el virus de la Malaria.

SIDA: Se han reportado resultados de pruebas in vitro para prevenir el SIDA.

Parásitos externos: El Nim mata muy rápido parásitos externos.

Afecciones cardiacas: Controla las arritmias cardiacas y también retrasa la coagulación de la sangre.

Según, Doris Ruiz Flores, licenciada en Educación Agropecuaria y formada en la especialidad de Producción Agrícola en la Escuela de Posgrado de la Universidad Nacional Agraria La Molina, de Perú, para lograr los efectos curativos, recomienda consumir la planta Neem como infusión, dos hojitas en una taza de agua hervida, durante un mes, tres veces al día y antes de los alimentos. La otra opción podría ser como extracto natural, cuya dosis aconsejable sería de 10 gotitas en medio vaso de agua, tres veces al día.

Armando Sáez Chávez

Armando Sáez Chávez

Periodista de la Editora 5 de Septiembre, Cienfuegos, Licenciado en Español y Literatura y Máster en Ciencias de la Educación

Un Comentario en “Árbol del Neem, la farmacia del pueblo

  • Avatar
    el 17 febrero, 2021 a las 11:19 am
    Permalink

    Maravilloso árbol
    Una Pregunta
    ¿Es el también conocido Pepinillo?

    Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Compartir