Aramis, un coloso en la base

1
570
Muchos son los karatecas cienfuegueros iniciados bajo la enseñanza de Aramis Morales (de blanco, a la izquierda). /Foto: Carlos Ernesto
Muchos son los karatecas cienfuegueros iniciados bajo la enseñanza de Aramis Morales (de blanco, a la izquierda). /Foto: Carlos Ernesto

César comenzó a practicar kárate do a los seis años de edad, y ya con diez, exhibe sus primeros logros, al agenciarse par de medallas en el torneo municipal pioneril de la disciplina. En gran medida el resultado se lo debe a su entrenador, un verdadero “monstruo” en eso de formar atletas.

Responde al nombre de Aramis Morales González y aunque ya cumplió los 41, parece mucho más joven. Es activista voluntario en el Combinado Deportivo No. 1 y desde hace mucho tiempo, se dedica con todo a transmitir experiencias en la etapa de iniciación deportiva.

“Siempre tuve inclinación por las artes marciales. A los once años comencé a practicar taekwondo y a los 13 el kárate, aunque sin ánimos de competir, de verdad. Mi carrera deportiva oficial fue un caso sui géneris. Empecé con 28 y terminé con 28. Todo ocurrió en un año”, dice con gracia.

Pero ese 2004 resultó muy bien aprovechado por él, pues se agenció el subtítulo del Kata por equipos en la II Olimpiada del Deporte Cubano, resultado que repitió en la Gala de Campeones efectuada ese año. Por si fuera poco, en noviembre se erigió monarca del Kata individual del estilo Shotokan, durante el Campeonato Panamericano de la disciplina, celebrado en La Habana.

“Todo fue por embullo de mis compañeros, y en realidad lo disfruté. Lástima que una lesión me alejó de las competencias”, expresa con sencillez inaudita el V Dan de Kárate, además, uno de los tres cienfuegueros que ostenta la condición de Vanguardia Nacional Shotokan Ryu Kárate Do.

Enseñar a dar los primeros pasos a aquellos que se inclinaron por ese viril deporte es su pasión desde 2001, y muchos son los que agradecen hoy lo aprendido de su primer profesor.

“Lo que siento al trabajar con los niños es algo que no te puedo explicar, asegura Aramis. Es sencillamente mi vida y lo hago con todo el amor del mundo. Claro que no puedo despegarme de mi formación marcial, y aunque luego casi todos siguen su camino como deportistas, mi principal objetivo es que aprendan a enfrentar la vida con seriedad, disciplina, entrega y sacrificio. En mi modesta opinión es palpable la formación de valores en ellos. Muchos llegan aquí hiperactivos, desobedientes. Y en poco tiempo se disciplinan, colaboran, comparten, se suman sin problemas al grupo. Es importante la continuidad, o sea, los que llevan más tiempo guían a los noveles, y a la vez, los más novatos comiezan a ver en los primeros, paradigmas a seguir. No te voy a engañar, soy muy riguroso y exigente y pongo el respeto por encima de todo”.

Nuestra conversación se hace en presencia de Bernaldo Pérez, Comisionado Provincial que no puede contenerse y se une a la plática.

“Aramis es un ejemplo a seguir, y me atrevo a asegurar que estamos en presencia de uno de los mejores entrenadores de la base en todo nuestro país. Recuerda que lo hace de manera voluntaria, pero es el técnico de mayor número de promociones al Alto Rendimiento de Cienfuegos. La lista sería interminable. Solo citaré un ejemplo fehaciente, y es el caso de Berto Falcón Cárdenas, en la actualidad uno de los principales exponentes del kárate cubano y recientemente medallista de bronce en el torneo centroamericano. Aramis fue su primer profesor. Por su experiencia también nos apoyamos en él para trabajar con los atletas de la EIDE. En realidad es incansable, muy serio y comprometido con lo que hace”.

Acerca de “Bertiquín”, como se conoce a Berto en el mundillo karateca, el entrenador deja escapar su emoción, y conteniendo prácticamente las lágrimas, responde. “Es sentirte realizado. Reconforta ver cómo uno de tus discípulos se convierte en figura de referencia. Y las relaciones humanas se afianzan, pues cuando él viene por la provincia siempre volvemos a entrenar juntos. Para mí es un hijo, como todos los que he adiestrado a lo largo de los años”.

Nos despedimos de este singular hombre en medio de un reconocimiento a sus chicos por haber casi arrasado con las medallas del evento municipal. Los niños, entre ellos César, lo rodean y le muestran, además de respeto, mucho cariño. Y lo merece Aramis, un gigante que carga sobre sus hombros la tamaña y vital responsabilidad de fortalecer el necesario, pero a veces olvidado, trabajo en la base.

Aramis destaca como el entrenador de mayor número de promociones al Alto Rendimiento de la provincia. /Foto: Carlos Ernesto
Aramis destaca como el entrenador de mayor número de promociones al Alto Rendimiento de la provincia. /Foto: Carlos Ernesto

1 Comentario

Dejar respuesta