Aquel recuerdo de Florentino

4
273
Florentino Garc√≠a Fern√°ndez, a sus 72 a√Īos. Foto: Idelfonso Igorra
Florentino Garc√≠a Fern√°ndez, a sus 72 a√Īos. Foto: Idelfonso Igorra

Cada cubano tiene una historia con Fidel: cercana, √≠ntima, distante. Florentino Garc√≠a Fern√°ndez guarda la suya con el mismo recelo que sentimos hacia algo especial o √ļnico. Quiz√°s por eso nunca la cont√≥ a nadie, ni a los compa√Īeros de trabajo ni a los vecinos. Fueron sus hijas quienes lo impulsaron a venir al peri√≥dico. ‚ÄúPap√°, ve, ya ver√°s que s√≠‚ÄĚ, le insistieron. Lleg√≥ a nosotros dispuesto, con una ola de recuerdos en la cabeza y tres fotos amarillentas en el bolso.

‚ÄúJunto a Fidel estuve en un momento importante para m√≠. Hab√≠a sido elegido como vanguardia de las Fuerzas Armadas Revolucionarias (FAR). Nos encontramos primero en Santa Mar√≠a del Mar, La Habana; √©l ven√≠a en su caravana y nosotros √≠bamos delante en una guagua. Cuando se atraviesa, le dije al chofer: ‚Äė¬°Para, para, ah√≠ viene el Comandante!‚Äô Fui r√°pido hacia el ‚Äėyipe‚Äô y le suger√≠ continuar el camino, consciente del peligro que podr√≠a significar para su vida un acto espont√°neo de ese tipo‚ÄĚ.

‚ÄúPor favor, chofer, arranque y v√°yase‚ÄĚ, le indic√≥ Florentino, con la determinaci√≥n de un jefe a quien pocos discutir√≠an sus √≥rdenes. Entonces era teniente de corbeta; y hab√≠a participado en la Campa√Īa de Alfabetizaci√≥n, all√° por la zona de Guabairo, en Cienfuegos, donde ense√Ī√≥ a leer y escribir a dos personas.

‚ÄúNosotros seguimos hacia el hotel Habana Libre y al rato lleg√≥ Fidel, prosigue el relato. Yo estaba sentado en el extremo izquierdo de una hilera, √©l pas√≥ y coloc√≥ su mano sobre mi cabeza; ten√≠a esa costumbre. All√≠ realiz√≥ una explicaci√≥n ampl√≠sima de miles de cosas y al concluir, nos dijo: ‚ÄėBueno, ustedes merecen un premio grande, pero la situaci√≥n del pa√≠s es dif√≠cil; lo que tenemos es un reloj‚Äô‚ÄĚ.

En la foto, Florentino junto a Fidel Castro (situado delante a la derecha del Comandante en Jefe) y oficiales de las FAR. /Foto: cortesía del entrevistado
En la foto, Florentino junto a Fidel Castro (situado delante a la derecha del Comandante en Jefe) y oficiales de las FAR. /Foto: cortesía del entrevistado

Florentino ni siquiera olvida los detalles del reloj, de esfera blanca y con dos segundos de atraso, seg√ļn le advirti√≥ el propio Comandante. En ese contexto le pidi√≥ tomarse una foto con los marineros. Lo hizo con el mismo atrevimiento con que horas antes le hab√≠a ordenado subir al carro y no poner en riesgo su seguridad.

‚ÄúConversamos bastante, y de pronto, indag√≥: ‚Äė¬ŅPor qu√© est√°s tan flaco?‚Äô. Le respond√≠: ‚ÄėSoy marinero, navego mucho‚Äô. Ah√≠ pareci√≥ quedar el asunto, no indag√≥ sobre nada m√°s. Ya en la noche, el jefe de la direcci√≥n pol√≠tica de las FAR, se acerc√≥ y me dijo: ‚ÄėA ti vamos a hacerte unos an√°lisis‚Äô. Al regresar a mi unidad, fui ingresado en Villa Clara y luego en La Habana, permanec√≠ seis meses hospitalizado.

‚ÄúDesde aquel instante, siempre me pregunt√© por qu√© a Fidel Castro Ruz, con tantos problemas a atender, le preocup√≥ la delgadez de un simple oficial. Debi√≥ ser por su humanidad, su car√°cter sencillo, humilde‚ÄĚ, intenta responder Florentino, en voz baja, con la mirada inocente, convencido de las razones que apunta.

¬ŅQu√© edad ten√≠a? ¬ŅCu√°ndo ocurri√≥ su encuentro con Fidel?

‚ÄúYo era joven, en la foto se ve que era un muchachito‚ÄĚ, afirma Florentino.

No recuerda con exactitud el d√≠a ni el mes, tampoco el a√Īo. Sabe que fue a finales de la d√©cada de los 60; sabe tambi√©n que toc√≥ sus manos, le parecieron suaves; sabe que lo sinti√≥. La memoria le troc√≥ de repente las fechas, pero ante la contrariedad del tiempo, conserva todav√≠a esa an√©cdota, ingenua, tal vez com√ļn, pintada en sepia como las fotos.

Guardar

4 Comentarios

  1. Es Florentino el hombre bueno y noble que conoc√≠ desde mi llegada a Cienfuegos. Inteligente que con su sabidur√≠a aport√≥ y aporta a√ļn a la defensa del pa√≠s con su conocimiento en el Subgupo de Alimentos de la provincia y el municipio de Cienfuegos. Felicidades amigo por todo lo que brindas cada d√≠a a los dem√°s. Mar√≠a Elena Calistre.

  2. Una linda anécdota, yo conozco a Florentino, sigue igual de delgado, todavía trabaja y aporta a la sociedad, es el abuelo materno de mis sobrinos, un hombre humilde y sencillo con mucho para contar!!!

Dejar respuesta