Amantes de la atleta del aire

2
529
Suelta de palomas en un punto determinado de la provincia de Cienfuegos. / Foto: Cortesía de los entrevistados

Tan solo un click y el mensaje llega de inmediato a su destino en cualquier parte del mundo. Ya a nadie asombra la vertiginosidad en la comunicación, dado el auge de las tecnologías. Sin embargo, desde hace miles de años un ave singular ha servido de enlace entre personas y pueblos sin que el avance de estos tiempos le roben significación: la paloma mensajera.

Compañera del hombre desde los albores de la humanidad, la paloma correo—como también se le conoce— es admirada por sus características especiales, voluntad, perfecto sentido de la orientación, capacidad de vueloe inusitado amor por su palomar. No le faltan amantes, hombres y mujeres dedicados a su cuidado, entrenamiento y desarrollo, personas agrupadas en asociaciones que se multiplican en todos los países.

La Federación Colombófila de Cuba fue creada el 15 de septiembre de 1900, si bien la utilización de palomas como medio de comunicación en el país data de finales del siglo XVIII. Esta organización es integrante del Comité Olímpico Cubano y de la Federación Colombófila Internacional, así como de la Asociación Iberoamericana de Colombófilos. En Cienfuegos, la Asociación Filial Provincial plantó sus raíces el 13 de julio de 1966, cuando la colombofilia se convirtió en deporte nacional en la Isla, aunque quedó oficialmente constituida el 20 de febrero de 1990.

“La Asociación aquí cuenta con 434 afiliados, distribuidos en nueve filiales municipales, pues en Palmira hay dos: una en la cabecera municipal y otra en la localidad de San Fernando de Camarones. De los integrantes, solo dos son mujeres, una residente en la ciudad de Cienfuegos y la otra en Aguada”, afirma José Ramón Cherta García, representante del gremio a nivel nacional en Cienfuegos.

José Ramón Cherta García, representante del gremio a nivel nacional en Cienfuegos. / Foto. Igorra

Para entrar a la organización, señala, los aspirantes deben llevar una carta de solicitud donde manifiesten amor e interés por la paloma mensajera y compromiso con su cuidado, ello avalado por dos asociados con más de cinco años en la membresía, carta del centro de trabajo, aval de los Comités de Defensa de la Revolución (CDR) y certificado de antecedentes penales, pues uno de los requisitos es mantener una conducta acorde con los principios del sistema sociopolítico del país.

“Nuestro objeto social es organizar y participar en concursos, en el campeonato nacional dela paloma mensajera, exposiciones y eventos internacionales, en los cuales Cuba ha alcanzado buenos resultados, pues la paloma cubana goza de gran prestigio. También tenemos la misión de participar en las actividades de la defensa, para lo cual todas deben estar listas. Existen en la provincia 84 palomares comprometidos con ese frente, o sea, para ayudar en las comunicaciones, durante las elecciones o en situaciones de desastres naturales”, expresa Cherta García. Según informa, la proporción de colombófilos por habitante en Cuba es superior a la de muchos países desarrollados.

“Es de destacar el uso que los mambises hicieron de las palomas correo en nuestras guerras de independencia y también su participación en la Segunda Guerra Mundial, donde jugaron un papel trascendental. También resulta significativo su papel en las zonas de silencio, en lugares intrincados, pues son capaces de volar llevando información. Tenemos, por ejemplo, récord de vuelos desde poblados montañosos como La Sierrita, El Sopapo y Charco Azul, trayendo informaciones a la cabecera provincial. Además, hemos participado en ejercicios de catástrofes junto a los bomberos, cuando las comunicaciones se quedan en cero, se bloquea y no funciona el satélite”, agrega el colombófilo.

COMPETENTES Y MIMADAS

José Rafael Luján Ortegado, presidente de la Asociación en el municipio de Cienfuegos. / Foto: Igorra

Aunque criar palomas parezca cuestión de coser y cantar, lo cierto es que en su desarrollo resulta imprescindible observar determinadas exigencias sanitarias. “Para evitar la transmisión de enfermedades, cuando algún interesado decide entrar a la Asociación, los miembros que dan el aval velan por elcumplimiento de los requisitos veterinarios. Todos los años llevamos muestras al Instituto de Medicina Veterinaria para que las examinen, y con esto se define si elpalomar está en óptimas condiciones, si pueden concebirse pichones y salir a volar”, precisa José Rafael Luján Ortegado, presidente de la Asociación en el municipio de Cienfuegos.

Entre los requisitos, enumera, figuran la limpieza de la instalación, el saneamiento diario de los bebederos, la desparasitación de las aves dos o tres veces al año, así como la evacuación frecuente de las excretas.

“El que no tenga el certificado veterinario no puede volar sus palomas. Este año se harealizado un trabajo más profundo, estamos exigiendo con seriedad, previniendo también la transmisión deenfermedades al ser humano”,recalca este cienfueguero que acumula alrededor de diez años entre los colombófilos del territorio.

Tales cuidados resultan fundamentales para la acción deportiva de las mensajeras, cuya actividad principal es la competencia, dice Gianny Alonso Juanes, secretario de deporte de la Filial cienfueguera. “También tenemos jornadas de exposición, pero con las palomas que ya han obtenido premio. Para el año en curso las competencias están enfocadas en los vuelos de educación, de velocidad y de medio fondo. Se decidió realizar más vuelos de educación, diez en total, para que ellas se vayan entrenando, pues mientras más se le repiten los paraderos de educación, mejor es para ellas.El palomero es el encargado de prepararlas bien físicamente. Tendremos dos paraderos de velocidad, en Ciego de Ávila y Camagüey; el medio fondo, en Las Tunas, Holguín y Báguanos, por lo que recorrerán unos 480 kilómetros(km) por aire.En enero comenzó el entrenamiento, luego viene la competencia que comienza con 100 km y termina con más de 500 km”, añade.

SÍMBOLO DE FIDELIDAD Y PAZ

Gianny Alonso Juanes, secretario de deporte de la Filial cienfueguera. / Foto. Igorra

No son pocas las personas que se rinden ante el halo de paz y serenidadque envuelven a las palomas mensajeras, su carácter dócil, su viveza y vuelo especial. Ellas nutren las asociaciones colombófilas, que cada vez suman más miembros a su composición. “Desde pequeño me gustaron siempre las palomas, me motivan y distraen mucho, soy muy cuidadoso con ellas”, declara Luján Ortegado, uno de ellos.

De similar parecer da muestras Alonso Juanes.“Para mí representan un bienestar. Las palomas son un analgésico. Cuando estoy cargado, estresado, me meto en el palomar y salgo nuevo. Criar palomas es un hobby. Desde niño las tengo, pero ninguno de mis dos hijos siente igual amor por ellas, como el que heredé yo del abuelo que me crió y por quien incursioné en esto”, manifiesta.

A Félix Guillermo Rodríguez, nuevo asociado en el municipio de Cienfuegos, lo motiva el sentido de fidelidad de las palomas mensajeras, esa capacidad de regresar siempre a su palomar. “Llevo poco tiempo en la Asociación, pero ha sido provechoso para mí, ahora tengo la ayuda del resto de los afiliados que me asesoran en la crianza y el cuidado”, asegura.

“Es un animal muy dócil, que da amor y significa paz. Por esohacemos un llamado a la población para que en los momentos de vuelo de educación no la maltraten, ni intenten cazar y las devuelvan si caen a beber agua o comer algún alimento”, aconseja el representante de la Asociación en la provincia.

Por su asombrosa rapidez en el vuelo, equilibrio armónico de musculatura, plumaje abundante y suave, la paloma mensajera es considerada una verdadera atleta del aire. En la provincia existen 24 mil ejemplares, un promedio de 62 por afiliados y 2 mil 686 por asociación.

Ellas, que ya daban su aporte a los antiguos egipcios, griegos y romanos y acompañaron a las fuerzas beligerantes en las dos guerras mundiales del pasado siglo, que han llegado a ser condecoradas como valerosos soldados, todavía en el presente, sin importar los adelantos, siguen dando colorido y belleza en plazas y eventos políticos en el país y llevando el mensaje oportuno a donde los avances tecnológicos no pueden llegar.

De izquierda a derecha, José Ramón Cherta García, Gianny Alonso Juanes, José Rafael Luján Ortegado y Félix Guillermo Rodríguez. / Foto: Igorra

2 Comentarios

  1. Practicar la colombofilia es un acto hermoso de convivencia entre los seres humanos y estas interesantes aves, que, como bien destaca la periodista, nos llega desde hace siglos.
    Que se practique en Cienfuegos y se conozca entre el público es magnífico.

Dejar respuesta