¿Algas comestibles?

0
701
Es un hecho público que atletas olímpicos de China y Cuba han estado consumiendo espirulina para mejorar su rendimiento deportivo./Foto: Internet

El medio acuático no sólo le proporciona al hombre una rica fuente de alimento animal; también en él podemos encontrar algas comestibles para confeccionar diversos platos, sobre todo en las que habitan en el mar porque la mayor parte de las de agua dulce son tóxicas.

Pertenecen a alguno de los múltiples grupos de organismos multicelulares: algas verdes,  rojas o pardas. Estas especies se han utilizado a lo largo de todo el mundo en las gastronomías de zonas costeras, con singular importancia, desde épocas inmemoriales, en las de China, Japón y Corea.

Sin embargo, también resultan populares en la cocina del continente europeo, especialmente en el norte y oeste irlandés, Islandia y Noruega occidental, así como en la costa atlántica francesa. En tanto, en América destaca su uso en Chile, (El cochayuyo: Durvillaea antartica), en Nueva Escocia y la Isla de Terranova.

Este vegetal talofita es altamente nutritivo, pródigo en vitaminas y minerales. Ejemplos de esas bondades sobresalen en especies de Fucus, Kelp, Nori y la  Espirulina. En ella hay presencia de Vitamina B12 y Vitamina E, cuya abundancia le aporta valor antioxidante. Entre los minerales se distingue el calcio, magnesio, yodo y  potasio.

De igual forma predominan las proteínas, hidratos de carbono, y tiene un muy bajo contenido en ácidos grasos saturados, además de otros componentes de beneficio para la salud humana, razones suficientes para justipreciar  la importancia de las algas comestibles.

Es preciso agregar que en los últimos tiempos este alimento se ha puesto muy en boga gracias a las dietas macrobióticas, pues son consideradas unos de los excelentes productos naturales para adelgazar por sus propiedades reductoras.

Llenarse, no pero sí

Investigaciones realizadas en este campo dan fe de que su consumo da un alto valor de saciedad, ya que al entrar en contacto con el agua, aumenta de volumen. Además, estimula el tránsito intestinal (peristaltismo), gracias a su contenido en mucílago(tipo de fibra). De esta manera ayuda a eliminar toxinas y residuos.

El propio estudio arrojó que actúa regulando la glándula tiroides, por su alto contenido en yodo. Y como si fuera poco, tras su ingestión se ha demostrado la disminución del apetito, por su alto contenido en fenilalanina (inhibidor de ese deseo).

Los hidrocoloides han tenido una gran importancia económica tanto en la producción de alimentos como en forma de aditivo. /Foto: Internet

También contribuye a la formación de glóbulos rojos. Por su otro lado, es un desintoxicante natural. Esa virtud la hace eficaz en las desintoxicaciones por plomo, arsénico, toda vez que elimina dichos metales del organismo.

Determinadas algas pueden utilizarse para la extracción de alginato, agar-agar y carragenanos, sustancias gelatinosas llamadas colectivamente hidrocoloides y ficocoloides.

Los hidrocoloides han tenido una gran importancia económica tanto en la producción de alimentos como en forma de aditivo. Por la capacidad de retención de agua, como emulsionante y otras propiedades físicas de estos elementos, la industria alimentaria la explota en la elaboración de gelatina y la clarificación de vinos.

Espirulina o spirulina

Esta alga es una cianobacteria que tiene forma de espiral (de ahí su nombre), y es de color azul verdoso por la presencia de clorofila que le da el color verde y de ficocianina, pigmento que le da el color azulado.

Constituye un superalimento que ofrece proteínas más digeribles que las de la carne de vacuno y contiene una sorprendente variedad de elementos nutritivos: vitaminas, minerales, ácidos grasos esenciales, proteínas, ácidos nucleicos (ADN y ARN), clorofila, y una amplia gama de fitoquímicos.

Por otro lado, es un hecho público que atletas olímpicos de China y Cuba han estado consumiendo espirulina para mejorar su rendimiento deportivo. En el centro de formación deportiva más grande de China entrenadores han informado de que mejora la recuperación y estimula el sistema inmunológico. Considerada, además, especialmente eficaz en casos de anemia, desmineralización y agotamiento. Ayuda a recuperar la forma física, la energía y la vitalidad y a desintoxicar el organismo.

De igual modo, es un antiséptico natural y estimulador del tránsito intestinal, por lo que se puede usar en casos de estreñimiento. Las vitaminas permiten a las células tener un mejor funcionamiento, como las de los músculos, para tener mayor rendimiento físico, intelectual y sexual. En tanto, tiene beneficios cardiovasculares; ayuda a reducir el colesterol y triglicéridos, disminuye la presión sanguínea diastólica y sistólica.

Por su gran contenido de vitaminas, minerales y aminoácidos, aporta los nutrientes necesarios para el crecimiento capilar. En cuanto a la actividad antioxidante, tiene una acción antienvejecimiento gracias a la clorofila, retinoides, ácidos linoleicos, vitamina E, y betacarotenos.

Como alimento, también la espirulina ha sido elegida por la NASA para enriquecer la dieta de los astronautas en misiones espaciales. Precisamente, en la Internet circuló una información que da cuenta de los estudios que se hacen de  la microalga con este fin.

Según el reporte noticioso, “En la Estación Espacial Internacional (ISS, por sus siglas en inglés), se llevará a cabo un proyecto de la Agencia Espacial Euopea, ESA, para producir oxígeno en naves espaciales con microalgas, y evitar así la necesidad de transportarlo desde la Tierra”.

Y más adelante argumenta, “La creación de oxígeno con plantas, que en nuestro planeta es un proceso rutinario, tiene que mostrar su funcionamiento en el espacio antes de ser explotado. Para ello han llevado la microalga Arthrospira, conocida comúnmente como espirulina, en un fotobiorreactor, una especie de cilindro bañado en luz, que, en la ISS, transformará mediante fotosíntesis el dióxido de carbono (CO2) en oxígeno (O2) y biomasa consumible, como proteínas”.

Dejar respuesta