Alfredo Arango: coronel mambí y excelente pelotero

En este 2021 se cumplen 126 años del estallido de la Guerra Necesaria organizada por el Apóstol. Se hace imprescindible entonces, desempolvar de las páginas históricas el quehacer de quienes lo dieron todo por la Patria.

Enmarcados en la alegría clasificatoria a los Play Off, regalada a los sureños por nuestros verdes Elefantes, nos referiremos al coronel de la Guerra Necesaria Alfredo Arango. Habanero de nacimiento, incursionó durante la Guerra Necesaria en Aguada de Pasajeros. Arango jugó en el conocido Club Almendares e integró como jardinero izquierdo el invicto Club Bacardí Ron de 1885. Excelente bateador y fildeador, con un average de 355, conectó tres dobles y un triple en 62 veces al bate. Su identificación con la causa independista fue manifestada desde las páginas del periódico El Fígaro el 7 de abril de 1895. Aquel día, dicha publicación periódica colocó al lado de la imagen de José Martí una fotografía de Alfredo Arango.

El diario no se equivocó. Arango tomó las armas en Aguada de Pasajeros, justo en marzo de 1895, y poco tiempo después, su grupo fue dispersado. Hecho prisionero, sufrió destierro a España desde donde escapó hacia Estados Unidos. Durante la travesía marítima sobrevivió al naufragio del vapor J. W. Hawkins, en enero de 1896. Semanas más tarde embarcó en la expedición del vapor Bermuda bajo las órdenes del General Calixto García, y en marzo de 1896 desembarcó por Baracoa junto a García Íñiguez.

Su patriotismo a toda prueba, lo convirtió en el hombre de confianza del general holguinero. La prueba fiel fue que hasta la conclusión de la guerra se desempeñó como su ayudante de campo. Arango se licenció el 24 de agosto de 1898.

El 11 de diciembre de 1898, militares españoles atacaron en el hotel Inglaterra al general José Lacret Morlot. Un grupo de oficiales mambises repudiaron ese hecho; entre ellos se encontraba Alfredo Arango.

Su quehacer por el bienestar de la Patria no cesó después de su experiencia militar. En el año 1900 fue electo concejal en Guanabacoa por el Partido Nacional Cubano. Se desempeñó como primer teniente de alcalde y alcalde interino de aquel territorio. Bajo su mandato prohibió que los niños guanabacoenses realizaran el barrido de las calles, así como la recogida de basura. Con esta disposición traspasó tales labores al Ayuntamiento. Los méritos como deportista y mambí lo llevaron a engrosar en 1951 la membresía contemplada en el Salón de la Fama del beisbol cubano fundado en 1939.

*Autor: MSc. Lesby José Domínguez Fonseca

5 de Septiembre

5 de Septiembre

El periódico de Cienfuegos. Fundado en 1980 y en la red desde Junio de 1998.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Compartir