Alexis, el trabajo como fuente de motivación de una vida

Tras transitar la escala nacional de condecoraciones, desde la Medalla Hazaña Laboral hasta la Orden Lázaro Peña de I Grado, con apenas 59 años Alexis Díaz Ortiz ha tenido el honor incomparable de recibir el Título Honorífico de Héroe del Trabajo de la República de Cuba, otorgado por el propio presidente de la República, Miguel Díaz-Canel.

Alexis solo permaneció unas horas en la capital, asistió a la ceremonia solemne difundida por los medios cubanos y raudo retornó a las plantaciones de Abreus. La tierra casi ni se enteró de su rápido desplazamiento, pero a él le pareció mucho la ausencia.

Su historia se pierde entre los campos de la Empresa Agropecuaria Horquita, de Abreus, Cienfuegos, donde labora como obrero agrícola desde 1978 y donde ha hecho de todo cuanto pueda hacerse en un giro semejante.

Protagonista de diversas hazañas emprendidas en el medio del surco, todavía gesta historias en los campos de la Isla. Ahora mismo participa, de madrugada, en el programa intensivo de trabajo verificado en su Empresa para revertir los atrasos de siembra provocados por la tormenta Eta.

Alexis Díaz Ortiz héroe del trabajo cuba horquita

 

 

 

 

En diálogo con 5 de Septiembre él entronca esta respuesta laboral suya de hoy a la de los tiempos cuando era el mejor recolector de papa del país. Cierta vez –cuenta–, Fidel pidió que le demostrara en la práctica su proverbial habilidad para cosechar el tubérculo. La prueba tuvo lugar en los campos de Güira de Melena y su arco temporal cubrió desde las 7 y 30 de la mañana hasta las 4 de la tarde.

Alexis llenó 180 sacos -cada uno con alrededor de cien libras-, cifra inédita en aquellas plantaciones. El Comandante, quien compartió con él y otros compañeros al terminar la jornada laboral, quedó impresionado y le ofreció una casa, completamente equipada, en los propios predios de Güira. El campesino cienfueguero se lo agradeció, pero le dijo que prefería regresar a Horquita. Personas así no suelen abundar, mas existen. Alexis es una de las pruebas que conoce este redactor.

En torno al tan recién como fallido intento de golpe blando contra su país y el recrudecimiento del enfrentamiento ideológico, piensa que “toda esa gusanera que está hablando bobería desde hace un tiempo lo hace para ver si el pueblo coge miedo, pero nadie lo coge y los únicos que les hacen caso son los mismos de la gusanera que están aquí adentro también. Yo eso ni lo miro, lo mío es el trabajo, no sé qué es Facebook ni me importa saberlo, de verdad que no tengo tiempo. Todo eso es bla blab la, nadie va a tumbar esto. El pueblo no va a permitirlo”, expresa el primo hermano del mártir Félix Edén Aguada, quien lleva su fe revolucionaria en la sangre.

Alexis –o Bijol, como se deja llamar con cariño por todas las personas desde que tiene uso de razón–, subraya que la unidad constituye la base de la resistencia del pueblo cubano para enfrentar ese y otros muchos escollos; el principal de estos, dice, el bloqueo genocida del gobierno de los Estados Unidos.

“Veo el 2021 con mucha esperanza y la certeza de que hay que seguir luchando, hay que seguir produciendo, porque la placita sí necesita la comida para que el pueblo pueda llevar algo diario a casa. Yo pienso que continuar desarrollando la agricultura debe ser, como lo es, una de las principales tareas de este país”.

Agradece el incremento salarial a los trabajadores y estima que no existe ningún gobierno en el mundo que actúe así; sobre todo cuando atraviesa una crisis económica, el feroz asedio enemigo y los efectos de una pandemia.

Julio Martínez Molina

Julio Martínez Molina

Licenciado en Periodismo por la Universidad de La Habana. Periodista del diario 5 de Septiembre y crítico audiovisual. Miembro de la UPEC, la UNEAC, la FIPRESCI y la Asociación Cubana de la Crítica Cinematográfica

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Compartir