Alexander Abreu: entre la seducción y el miedo de actuar

Aunque es mejor conocido por sus laboreos musicales, Alexander Abreu Manresa (Cienfuegos, 6 de septiembre de 1976) ha demostrado en no pocas ocasiones, que es uno de esos interpretes capaces de vigorizar (siempre en un plano de franqueza y hasta autorepresentación) sus cometidos como cantante y trompetista a través de los recursos actorales. Es probable que los orígenes de esta latente sensibilidad se localicen en la infancia, al calor de Rosa Campos (la Tía Rosa) y algunas puestas musicales, como Los Trocacuentos, en la que asume a varios personajes en una macrohistoria sustentada en equívocos y juegos escénicos. El texto coral, que fue publicado a raíz de un “Cubadisco”, nos permite reconocer su capacidad para desdoblarse y asumir el trance de la caracterización.

Su historia como músico, es bien conocida. Cursa estudios en el conservatorio sureño, y en 1994 se titula en la Escuela Nacional de Arte, el preámbulo de una intensa carrera como artista y pedagogo; contiguo, se convierte en profesor de la especialidad de trompeta en la Escuela Nacional de Arte y por cuatro años en el Conservatorio RMC en Copenhague (Dinamarca). En 2007 vuelve a Cuba y crea la encomiada Havana D´ Primera. En su condición de artista cubano, es uno de los que mayor record de grabaciones consuma en la Isla y otros países del mundo. Por esa época, debuta en el docudrama Amor crónico (2010), bajo las órdenes de Jorge Perugorría, interpretándose a sí mismo. Esta es la primera señal en el cine, donde revela, nuevamente, el placer que siente ante las cámaras y cierta propensión a reformularse.

Alexander Abreu en el corto Jam Session.

A continuación, pese a los muchos recelos, acepta uno de los proyectos más complejos de su quehacer artístico, el relato Jam Session, segundo corto del largometraje 7 días en La Habana, dirigido por el cineasta argentino Pablo Trapero, el artífice de Mundo grúa (1999), El Bonaerense (2002) y el drama Elefante blanco (2012). Realmente se sorprende cuando le ofrecen el personaje de Fahrer, el talentoso trompetista que sobrevive como chofer de taxi en Jam Sessión. Al parecer, su inglés de “quinta categoría”, le alejaba del personaje, que debía hablar ese idioma a la perfección. Empero, con un guion aprendido, “entre el spanglish y la improvisación”, cautiva a Trapero, quien modifica el script para poder entregarle el rol e incluirle en el proyecto.

Jam… es un cortometraje que posee el espíritu de Woody Allen y una de las mejores historias de 7 días…, entre cuyos atractivos figura la presencia del cineasta Emir Kusturica desdoblándose como el virtuoso alcohólico que asiste a su homenaje en el Festival de Cine de La Habana. Abreu interpreta al chofer y músico que le acompaña como una suerte de protector, durante su estadía en el Hotel Nacional. La caracterización es domeñada por el verismo, logrando convencer como el padre de familia que en sus descansos se dedica a tocar la trompeta. Trapero subraya su potencialidad cuando le hace tocar una melodía llamada Razones de sobra, que cautiva a Kusturica, el personaje, al punto de ofrecerle su ayuda para grabar un disco en Europa. La escena en la que ambos reposan frente al mar, en espera del amanecer, constata la sensibilidad histriónica del músico cienfueguero.

Justamente, quien es uno de los mejores trompetistas de la Isla, ha confesado que lo más atrevido que ha hecho es actuar en cine. Esos pulsos histriónicos, igual pueden detentarse en muchos de sus video clips, como en el opening del video clip Es tu mirada (2015), realizado por Yeandro Tamayo, en el que asiste a Leoni Torres y Kelvis Ochoa, y Tres días (2019), de Joseph Ross, que forma parte del disco Cantor del pueblo… y recrea la historia de amor entre un moreno artista (el propio Abreu) y una joven asiática. El músico caracteriza eficazmente a un personaje marcado por la coquetería, cuyo cortejo sufre una fuerte oposición.

¿Volverá a actuar nuevamente en un audiovisual? No sería una sorpresa para quienes hemos disfrutado de sus efímeras incursiones. Claramente, la actuación le seduce, aunque le produzca cierta turbación.

Hombre enamorado, el más reciente tema de Abreu y Luis Franco.

Artículos relacionados

Jorge Luis Urra Maqueira

Crítico de arte. Miembro de la Unión Nacional de Escritores y Artistas de Cuba (UNEAC).

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Compartir