ALBA-TCP: primer frente de integración, afirma declaración de la Cumbre

ALBA-TCP: primer frente de integración, afirma declaración de la Cumbre

La Declaración Final de la XVII Cumbre del ALBA-TCP manifiesta su rechazo a la Doctrina Monroe que aplica Estados Unidos en sus relaciones con el continente. /Foto: Prensa Latina

La Declaración Final de la XVII Cumbre del ALBA-TCP manifiesta su rechazo a la Doctrina Monroe que aplica Estados Unidos en sus relaciones con el continente. /Foto: Prensa Latina

La Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América-Tratado de Comercio de los Pueblos se reafirmó hoy en La Habana como primer frente de integración basado en principios de solidaridad, justicia, cooperación y complementariedad.

Así lo consigna la Declaración Final aprobada por la XVII Cumbre del ALBA-TCP, que concluyó este sábado y condena el golpe de Estado contra el presidente Evo Morales en Bolivia, así como otros empeños comandados por la administración de Donald Trump para derrocar gobiernos en la región.

También rechaza la aplicación por parte de Washington de medidas unilaterales como las que se ejercen contra Cuba, Venezuela, Nicaragua y otras naciones.

El pronunciamiento se solidariza con los movimientos sociales que combaten políticas neoliberales en el continente, al tiempo que repudia la militarización y la ‘brutal represión’ que sufren, en medio del silencio cómplice de gobiernos de derecha.

El ALBA-TCP instó al respeto a la soberanía, independencia e integridad territorial de las naciones; el diálogo y la solución pacífica de los conflictos.

Expresó su rechazo a la Doctrina Monroe que aplica Estados Unidos en sus relaciones con el continente.

Reiteró su rechazo al bloqueo de EE.UU. contra Cuba y consideró que los gobiernos de Brasil y Colombia son rehenes de la política de la Casa Blanca hacia la Mayor de las Antillas.

La Declaración Final rindió tributo a los idearios de Fidel Castro y Hugo Chávez, fundadores del mecanismo hace 15 años y considera que la unidad e integración resultan fundamentales para enfrentar la dominación que subordinó los intereses políticos, económicos y culturales de los pueblos.

El pronunciamiento destacó los logros sociales del ALBA que beneficiaron a millones de personas, así como los avances conseguidos en proyectos de infraestructura por el Banco del AlBA.

ALBA-TCP condena política agresiva de EE.UU.

La Declaración Final de la XVII Cumbre de la Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América-Tratado de Comercio de los Pueblos (ALBA-TCP) remarcó su condena a la política agresiva e intervencionista de Estados Unidos que, en complicidad con medios de prensa, oligarquías locales y la aplicación de modelos neoliberales, causan inestabilidad en Latinoamérica.

Esa práctica estadounidense plantea graves violaciones al principio de los postulados de América Latina como Zona de Paz, señaló el canciller cubano, Bruno Rodríguez.

Los asistentes a la cita en La Habana denunciaron que Washington revive métodos que parecían superados en la región y aplica nuevas fórmulas de la guerra no convencional en varios países para recuperar los espacios conquistados por los gobiernos progresistas.

Condenaron también las sistemáticas acciones de Estados Unidos para sabotear la cooperación cubana en varias naciones en beneficio de los necesitados, así como las ‘groseras’ presiones contra algunos Gobiernos para que la detengan.

El texto incluyó que el ascenso de gobiernos neoliberales al poder genera el retroceso de políticas de beneficio social e incrementa la desigualdad social.

Ello, unido a la creciente corrupción, provocó el estallido de múltiples manifestaciones en América Latina, señalaron.

Destacaron también la reciente adopción en la ONU de la resolución cubana contra el bloqueo el cual ‘patentizó el aislamiento del gobierno estadounidense’.

La XVII Cumbre del mecanismo regional fundado en 2004 estuvo presidida por los mandatarios de Cuba, Miguel Díaz-Canel; Venezuela, Nicolás Maduro; y Nicaragua, Daniel Ortega, junto al primer ministro de San Vicente y las Granadinas, y otros altos representantes de las naciones que integran el bloque.

Fue una ‘jornada fructífera y aportadora’, expresó el presidente cubano, Miguel Díaz-Canel, al dar por concluida la reunión.

En el encuentro se debatió el papel del ALBA-TCP en la actual situación regional marcada por el golpe de Estado en Bolivia contra el presidente Evo Morales, movilizaciones populares antineoliberales en Chile y Colombia, y el aumento de la hostilidad de Estados Unidos contra Cuba.

Noticias relacionadas
Share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 caracteres disponibles

Share