“Ahora estamos seguros de que un mundo mejor es posible”

0
384

“Hemos venido para compartir con la Revolución cubana la lucha por un mundo mejor”, fueron las primeras palabras de Juan Pablo Santano, joven que encabeza una brigada procedente del País Vasco (Euskadi o Euskal Herria), y que desde hace varios días se encuentra en Cienfuegos con el objetivo de participar en las Brigadas Estudiantiles de Trabajo (BET).

El grupo está formado por 12 integrantes, seis de ellos mujeres, y todos sobrepasan los 20 años de edad. La gran mayoría visita la Isla por vez primera y demuestran con creces su decisión de entregarse por completo a las tareas productivas. Así lo atestigua Lenin Ramos Díaz, ejecutor de la ECOA 37, una de las empresas que acomete la reparación capital de la Escuela de Iniciación Deportiva (EIDE), obra de choque de particular importancia en el territorio. “Desde el primer día han trabajado sin descanso. Los hemos ubicado en lugares imprescindibles y en realidad su ayuda ha sido vital. Los propios trabajadores, habituados a esta dura faena, reconocen el esfuerzo de estos jóvenes”, puntualizó.

“Nosotros queremos colaborar con ustedes en este bello proyecto -expresa Juan Pablo. Igualmente luchamos por la soberanía de Cuba, porque nos sentimos identificados con su batalla, ya que los vascos también estamos inmersos en un combate por nuestra propia independencia. Creemos que los pueblos oprimidos tienen que basar sus relaciones en la solidaridad, y trabajando juntos será más fácil para que un día sean reconocidos nuestros derechos”.

Al igual que otros nueve brigadistas, el líder pisa suelo cubano con orgullo, a la vez que elogia la trascendencia de los programas de la Revolución. “Es una experiencia totalmente nueva y maravillosa esa de ver florecer escuelas, hospitales, salas de computación… Apreciamos el esfuerzo que está haciendo el pueblo cubano, junto a sus autoridades, por garantizar los derechos que les corresponden a las personas en materia de educación, sanidad y otras necesidades. Sin duda alguna, las prioridades del gobierno responden a los intereses de su pueblo. Con admiración vemos cómo los habitantes de este país se imbrican en las labores, conocedores de los sacrificios que se hacen para llevar adelante una gigantesca obra social”.

SIN COMPLEJOS

Idoia Gartzaron acepta que hay tareas donde los hombres las aventajan, debido a sus capacidades físicas, pero no por ello se siente inferior. “En ocasiones trabajamos juntos, aunque existen muchas cosas por hacer y cada día vamos rotando por diferentes labores. Lo importante es que nos entregamos con deseo y brindamos nuestro mayor aporte.

Desde su llegada, el grupo ha ocupado casi todo el tiempo a la actividad productiva. No obstante, la muchacha resalta la belleza de la bien llamada Perla del Sur, sobre todo las características peculiares del Centro Histórico de la ciudad. “Nos ha gustado mucho esa zona, el parque José Martí, el Boulevard. Es una urbe muy tranquila, limpia y bien cuidada. Vosotros deben estar orgullosos.

“Poseen un pueblo muy alegre, aficionado a las fiestas, abierto, conversador. Nos ha sorprendido el hecho de que se hace mucha vida en las calles. En nuestro país no es así, quizás debido al frío clima. Aquí la forma es diferente, todas las puertas abiertas y cada habitante sintiéndose dueño de su país. Es reconfortante e instructivo. Además, la gente es muy solidaria, sociable, como que te ofrecen todo lo que tienen; incluso te invitan a sus casas; algo lindo. ¡Ah!, y sobre todas las cosas muy cultos; tienen un nivel de formación y educación asombroso. Ya es mi segunda visita y puedes estar seguro de que volveremos, si no nosotros, otros jóvenes del País Vasco”.

PROTAGONISTA DEL MISMO TIEMPO

Entre el grupo de jóvenes destaca la figura de Txiki Martínez, un hombre de 43 años que ya ha visitado Cuba en cuatro ocasiones, incluida tres incursiones por Cienfuegos. “Pues como siempre, el cambio generacional es evidente, pero yo me amoldo enseguida. La gente joven no es ajena para mí. A fin de cuentas, vivimos en el mismo tiempo y así me considero igual a todos.

“Como todos los cubanos, ustedes son muy acogedores. Enseguida te sientes como en casa, a los cinco minutos tienes plena confianza, algo que es de agradecer por alguien que viene de fuera. Siempre es bueno que te reciban bien, lógicamente”, comenta con notable emoción.

Una pregunta obligada no dejó margen a las dudas. “El caso de sus Cinco Héroes prisioneros en cárceles de Estados Unidos es una de las tantas injusticias que hay en el mundo. Le tocó a Cuba soportar que cinco de sus hijos, por estar haciendo un favor a la humanidad al combatir el terrorismo, sufran hoy un encierro impuesto por los propios terroristas. Ello demuestra la implicación del gobierno norteamericano en ese flagelo”.

Juan Pablo e Idoia vuelven a la carga, para dar a conocer un proyecto con el cual andan bien entusiasmados. “Montaremos una exposición en la Escuela de Instructores de Arte de acá, que estará abierta a todos. Queremos que los cienfuegueros veáis un poco y obtengáis información sobre nosotros. Al igual que ustedes, somos un pueblo sin las facilidades de otros para difundir su mensaje al mundo. Ya que estamos aquí, aprovecharemos para transmitir nuestra historia. Habrá también charlas acerca de problemáticas actuales, idioma nacional, situación política, social, en fin, un panorama general de la vida en Euskadi”.

Antes de retornar a las labores, el jefe de la brigada nos sentenció: “El pueblo cubano tiene que saber que en los vascos va a tener siempre amigos. No solo ayudaremos aquí, sino cuando volvamos a nuestra tierra, donde continuaremos luchando por ese mundo mejor. Ahora estamos seguros de que es posible”.

Dejar respuesta