Aguacate, más que una ensalada

Tal vez, según los gustos de cada cual claro está, no exista ensalada más apetitosa en la mesa que la de aguacate. Esa masa verdiamarilla, aderezada con sal, aceite y vinagre, resulta un verdadero regalo al paladar, sobre todo cuando acompaña a arroces en sus diferentes variantes culinarias.

Sin embargo, amén de los nutrientes que aporta al organismo humano la pulpa del fruto, originario de América y perteneciente a la familia de las Lauraceae, estudios realizados sobre la Persea americana, como se le conoce en el ámbito de la botánica, dan cuenta de que con el consumo exclusivo de la médula, desechamos otros valiosos componentes de la planta.

Simiente para multiplicar salud

Sepa que investigadores han demostrado que el 70% de los aminoácidos del aguacate están en la semilla; su aceite reduce los niveles de colesterol y ayuda a defender al cuerpo de enfermedades cardiovasculares y paros cardíacos, además de poseer más fibra soluble que cualquier otro alimento.

Esta parte del fruto resulta un excelente remedio para combatir la inflamación del tracto gastrointestinal y la diarrea. En Sudamérica, por ejemplo, la utilizan como bálsamo para infecciones y problemas estomacales. Estos y otros beneficios se deben a que contiene compuestos fenólicos que previenen úlceras intestinales, contagios virales y bacterianos.

En la semilla del aguacate permanencen innumerables beneficios para la salud humana./Foto: Tomada de Internet

En tanto, el flavonol presente en la semilla previene el crecimiento de tumores, fortalece el sistema inmunológico y ayuda a prevenir enfermedades debilitantes.

Sus antioxidantes retardan el proceso de envejecimiento en la etapa más adulta del ser  humano, pues las propiedades antinflamatorias ayudan a las personas que sufren de artritis y otras enfermedades óseas.

Tales beneficios dimanan de la cantidad de colágeno en la piel, dándole una apariencia tersa y libre de arrugas. Por su parte, el aceite natural le dará un brillo adicional a tu cabello y además ayuda a prevenir la caspa.

De acuerdo con trabajos investigativos de la Doctora Cristina Eguren, dermatóloga del Hospital Infanta Leonor, de Madrid, y miembro de la Asociación Española de Dermatología y Venereología: “existe un estudio realizado en 1991 en el que se comprobó que las ratas alimentadas con aceite de aguacate aumentaban la producción de colágeno, lo cual se traduce en una prevención del envejecimiento celular”.

Por su lado, Myriam Belmar, endocrina del Hospital Nisa Pardo de Aravaca, en la capital española, asegura que “contiene en su composición sustancias antioxidantes que podrían neutralizar los radicales libres producidos diariamente en el metabolismo celular y que contribuyen al envejecimiento de todo el organismo”. Sin embargo, la experta admite que faltan todavía estudios médicos fiables y de calidad, para poder afirmar con rotundidad dichas virtudes.

La propia Belmar explica que “estas grasas presentes en el fruto disminuyen los niveles de colesterol malo LDL, lo que favorece la fluidez del paso de la sangre por las arterias y venas y evita la formación de trombos “; además, añade la experta, “también contribuyen a aumentar los niveles de colesterol bueno HDL, que ayudan a eliminar las partículas de colesterol malo y que tiene propiedades cardioprotectoras”.

Muchos le atribuyen cualidades a la semilla para combatir el acné juvenil. En esa cuerda, vale destacar que, en sí no tiene propiedades específicas para eliminar los granos y erupción de la cara, sino que tal y como explica Eguren, “cuando se ralla y se convierte en polvo, tiene cualidades astringentes, es decir, que puede secar los granos”, aunque, matiza, “esta es una panacea de casi cualquier polvo, no de la semilla de aguacate en particular”.

Para lo que gustan de cuidar la estética del cuerpo, la buena nueva es que la semilla del aguacate contribuye a bajar de peso ya que, según algunos estudios, reduce la glucosa en la sangre.

Esta propiedad viene dada por un conjunto de características. Los estudios al respecto corroboran el hecho de la ingestión de la semilla disminuye la absorción de glucosa y ayudan a mantener estables los niveles de glucemia, evitando la secreción de picos de insulina y los ataques feroces de hambre; esto, sumado a su efecto saciante y regulador del tránsito intestinal, podría ayudar a mantener el peso o a facilitar su pérdida en dietas de adelgazamiento.

Y vea usted, de la farmacopea popular nos llega aquello de que rallar, tostar y beber la semilla en té permite controlar el asma, pero en ningún caso a manera de remedio natural, ni un sustituto de la medicación habitual indicada para paliar la enfermedad.

Según la medicina, la simiente contiene niveles altos de energía que nos ayuda a sentirnos en sintonía con la energía de la vida.

Ahora bien, usted se preguntaría ¿cómo actuar? Muy sencillo, se puede consumir de muchas maneras. Los procederes más comunes consisten en secar, rallar, tostar y rostizar la semilla. Sin embargo, consejos de abuelo coincicden en que el modo más natural y fácil  consiste en hervir por diez minutos la semilla, y ese líquido tomarlo como agua normal, por lo menos tres veces al día.

Debe advertirse que el abuso de esas dosis del fármaco puede provocar estreñimiento debido a su contenido en taninos.

Hojas del bienestar

Según la sabiduría popular, beber una infusión de las hojas del aguacate en ayunas puede ayudar a deshacerse de parásitos intestinales por las propiedades antihelmínticas. Ellas poseen elementos con efecto emenagogo, es decir, pueden estimular el flujo sanguíneo en el área de la pelvis.

Pero hay más. Ingerir la infusión permite a aliviar la tos. Para prepararla, es necesario hervir cinco hojas de aguacate en un recipiente con agua unos tres minutos y luego dejarlas reposar durante un rato. El cocimiento hay que tomarla dos o tres veces al día.

Mas los abuelos opinan que las bondades no quedan solo ahí. Recuerdan que las frondas de esta planta también son un remedio para curar moratones y hematomas. La receta ‘del botiquín de los ancestros’ es cocerlas con poca agua a fuego lento durante unos minutos, luego escurrirlas y triturarlas hasta lograr una masa elástica que puede ser aplicada directamente sobre la piel.

Las hojas del aguacate poseen propiedades medicinales para el tratamiento de disímiles trastornos del organismo. Foto: Tomaada de Internet.

Para la farmacopea popular el consumo de la infusión de las hojas del aguacate puede, en determinadas circunstancias, aliviar el malestar estomacal, cuando sentimos que una comida nos cayó mal o que nos excedimos en la dieta diaria. Para tales situaciones una taza de té ayuda a mejorar la digestión y al buen funcionamiento del tracto intestinal.

Y algo maravilloso es que funciona para disminuir los cólicos menstruales, calmando el dolor y haciendo pasar esos días más estables, sin duda las mujeres lo amarán. dado que estimula los jugos gástricos, ayuda a mejorar la digestión y disminuye la acidez.

Ahora ya lo sabes, tanto el interior como el exterior del aguacate brindan beneficios al organismo. Pues no deseches, entonces, estas virtudes que la naturaleza  pone en tus manos para preservar tu salud.

Armando Sáez Chávez

Armando Sáez Chávez

Periodista de la Editora 5 de Septiembre, Cienfuegos, Licenciado en Español y Literatura y Máster en Ciencias de la Educación

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Compartir