Agenda Bicentenario: Un palacio para interpretar el patrimonio

3
427
Foto: Centro de Documentación

Entre 1878 y 1880, el comerciante español José García de la Noceda edificó un gran palacete muy cerca del sitio fundacional de la antigua colonia Fernandina de Jagua. El imponente inmueble, sito en la esquina noroeste de la avenida 52 (Argüelles) con la calle 31 (D’Clouet) —marcado con los números 2913 – 2915—, aún hoy se conserva la vistosa construcción neoclásica que según el historiador Joaquín Weiss es “la mejor obra cienfueguera de este género (…) de gran escala y formas sencillas y vigorosas, comparables con las mejores obras de su género en la capital”. Una parte de este inmueble, conocido también como Palacio Cacicedo, se convertirá, de cara al bicentenario (2019), en el Centro de Interpretación del Patrimonio.

La Guía de Arquitectura y Paisaje de Las Villas y Matanzas describe a la edificación como “un edificio esquinero de ladrillos y azotea, con dos plantas, una torre-mirador al centro, y rematado por una sencilla cúpula. Posee dos niveles bien diferenciados: como almacén se utilizaba la primera planta; la segunda se usaba como vivienda y oficinas, distribución funcional típica del siglo XIX (…).

“En este majestuoso edificio se destacan los locales de grandes dimensiones, sus pavimentos, el trabajo de las pinturas murales en paredes y techos, su cristalería con variados colores y diseño, desde la luceta rectangular con motivos curvos hasta el arco de medio punto, así como el trabajo en hierro”.

En el año 1990 el inmueble fue declarado Monumento Local, pero varios de sus valores arquitectónicos estaban siendo maltratados por el uso, a veces inconsciente, que se le reasignan a construcciones como estas. Allí había ubicado un almacén de café y tabaco. Las ideas conceptuales para el rescate del edificio estuvieron a cargo de la arquitecta Carla I. Montalvo Cerquera, del departamento de Arquitectura de la Oficina del Conservador de la Ciudad de Cienfuegos (OCCC).

“El diseño de la obra se hizo muy dinámico y rico —especifica— pues es un local de grandes luces y grandes espacios, con arcadas y un doble puntal y vanos altos. Se requería de una zona pública y otra administrativa, así que de esta forma se fueron concibiendo todas las áreas. Las dos primeras puertas con acceso a la calle 31 serán para la recepción junto a una zona de exposición permanente; y más al interior habrán galerías porticadas para muestras transitorias.

“En la parte posterior de las arcadas se ubicará la Maqueta de la Ciudad, así como un sistema de bocinas de audio que tendrán interacción con una cabina situada en la parte administrativa. Se contará también con otra zona de recepción, oficinas de especialistas y de dirección, salón de reuniones, sala de estar, baños y un patio interior. Este patio hoy cuenta con una escalera de caracol de la época a la que habrá que rescatarle varios de sus primeros escalones, pero se mantiene en buen estado a pesar de estar a la intemperie”.

Según informó Carla Montalvo, la ejecución del inmueble podría completarse a través de un proyecto de iniciativa municipal de desarrollo local, aunque ya existe una parte de la inversión aprobada. “La obra ya está en demolición, se han derribado la mayoría de los muros y fueron abiertas algunas arcadas y vanos que estaban tapiadas. La carpintería que da a la fachada está en buen estado técnico, y se mantendrá el piso original para encima montar el nuevo sistema.

Cuenta Montalvo Cerquera que se hicieron cuatro propuestas de planos variando los materiales a utilizar, y aunque aún se desconoce cuál será el definitivo, preferiría el uso del pladur, pues “actualmente es muy empleado, queda una obra de buen impacto, se puede implementar de manera rápida, es limpio y posee muchos recursos”.

El objetivo cardinal de la intervención en el Palacio García de la Noceda es una rehabilitación que permita devolverle —y a partir de entonces conservar— sus valores arquitectónicos, históricos y culturales.

La gran inmensidad del edificio hoy permanece en silencio.

En coautoría con Carla Montalvo Cerquera.

3 Comentarios

  1. Muy buena la idea, otro de los tantos edificios en Cienfuegos que necesitan restauración ya que se encuentran en una de las manzanas declaradas por la UNESCO, patrimonio cultural de la humanidad. El Estado y Gobierno cubanos deberían prestarle atención prioritaria a las ciudades patrimoniales de Cuba y especialmente de las que tantos ingresos se obtienen con el turismo. Bueno y con relación a los proyectos por el Bicentenario de Cienfuegos(Corredor de los Artistas, Terminal de Cruceros, etc.), cuando comenzarán a concretarse o se quedarán congelados en el tiempo como el San Carlos.

    • Ingeniero, de las obras que ud. cita por el Bicentenario, que respondan los especialistas de la Oficina del Conservador de la Ciudad, o las autoridades del Gobierno, que son quienes se supone estén al tanto de cómo y cuándo comenzarán a ejecutarse. Del San Carlos le puedo decir que ud. se va a quedar “congelado” cuando muy pronto (hablo de unos meses más) lo inauguren tras su restauración capital, para suerte y bendición de Cienfuegos.

Dejar respuesta