África: la cercanía de lo distante

A propósito del Día Internacional de ese continente, una mirada a la historia y el futuro de una tierra hermana

El calendario vuelve a hacer pausa el 25 de mayo, Día Internacional de África, una fecha que como cada año —y este aún más— se vuelve motivo para celebrar la historia, trazar metas a futuro y enfrentar retos actuales.

Continente diverso y cálido, nos hace pensar en los inicios del hombre, que se dice fueron allí, y en el futuro de la humanidad, que se cree descansan en gran medida en esa región del mundo cuya población es la más joven del planeta.

Esta vez la jornada se siente distinta. Somos distintos, lo queramos o no, porque una pandemia puede cambiarlo todo; sin embargo, se vive con la pasión de siempre, y de la misma manera en que ahora ocurren las experiencias colectivas: al interior, enlazados por internet, conectados a través de redes sociales, unidos por retos como el que nos invita a sentirnos parte de la cultura africana, aunque para Cuba esa no sea la realidad de un solo día.

Más de 6 000 kilómetros de océano separan al Archipiélago del continente, una distancia que se acorta por lazos que nos convierte en fragmentos hermanos de una historia colectiva.

Génesis de un día

Unidad y descolonización están en la base de la fecha, que recuerda al 25 de mayo de 1963, fundación de la Organización para la Unidad Africana, hoy Unión Africana (UA). Para entonces, más de dos tercios del continente había logrado la independencia y el organismo buscaba alentar la de Angola, Mozambique, Sudáfrica y Rhodesia del Sur, actual Zimbabue.

La importancia de la UA en la concertación regional ha debido de ir atravesando dificultades propias del continente, pero al día de hoy es innegable su papel de promotor del crecimiento y desarrollo económico, así como de la integración y cooperación.

La UA es foro común para los 55 Estados africanos, incluyendo a la República Árabe Saharaui Democrática, que llegan allí bajo los principios compartidos de respeto a la soberanía de todos los Estados. El último en reintegrarse fue Marruecos.

La sexta región

No es necesaria una fecha específica para sentirnos parte de África, de hecho, lo somos. Cuba integra, junto al Caribe y Brasil, la denominada diáspora africana, reconocida en el seno de la UA como la sexta región.

La organización le confiere un singular valor a los descendientes de africanos, lo que pudiera descansar en los grandes movimientos migratorios, la mayoría de ellos forzados, que ha debido de atravesar su población a lo largo de la historia de la humanidad.

De esa manera, define a su diáspora como los pueblos «de origen africano que viven fuera del continente, independientemente de su ciudadanía y nacionalidad, quienes están dispuestos a contribuir al desarrollo del continente y a la construcción de la Unión Africana». La definición incluye inexorablemente a Cuba.

Es entonces cuando recordamos estadísticas de solidaridad que no hacen sino acortar esos 6 000 kilómetros: en África combatieron más de 300 000 cubanos, muchos de ellos descendientes de los 1 200 000 esclavos que llegaron a Cuba procedentes de ese continente.

No fue solo una prueba de sangre, en tiempos donde la salud humana se ha convertido en el bien más preciado del orbe, las brigadas médicas de la Isla están presentes ahora en 31 países, con 4 286 colaboradores, además de los más de 450 miembros de la Henry Reeve que escriben otra importante historia de cooperación, como aquella que ya una vez protagonizaron cuando azotaba el ébola.

Actualmente, frente a la Covid-19 se despliegan especialistas cubanos en Cabo Verde, Sudáfrica, Angola y Santo Tomé y Príncipe.

Además de los tantos doctores, estomatólogos, abogados, periodistas, ingenieros, científicos y demás profesionales africanos que sirven hoy en sus países gracias a la preparación recibida en la Mayor de las Antillas.

Es también una diáspora que interactúa a los más altos niveles y Gobiernos que cooperan para luchar por los objetivos individuales y colectivos.

El continente joven

Más de la mitad de la población de África tiene menos de 20 años, y aproximadamente dos tercios de su población tiene menos de 30, por lo que la juventud es esencial en todas las políticas de desarrollo que se tracen a nivel regional.

Consciente de tal realidad, la UA ha establecido la llamada Década de la Juventud, cuyo Plan de Acción se centra en cinco áreas prioritarias: educación y desarrollo de habilidades; empleo juvenil y emprendimiento; gobierno, paz y seguridad; salud juvenil y Derechos de Salud Sexual Reproductiva; y agricultura, cambio climático y medio ambiente.

De ellos destacan, por ejemplo, la cuestión de la paz en el continente, aspecto que aunque ha mostrado avances, sigue siendo una cuenta pendiente para la seguridad africana: grupos extremistas, inestabilidad política y la perenne presencia de fuerzas militares externas a la región (la norteamericana Africom, las polémicas fuerzas de seguridad de la ONU, las bases militares extranjeras, entre otras) imponen una cuesta arriba difícil de transitar, aunque se han dado significativos pasos en la ruta.

Quizás otro aspecto que resalta, además, por su vínculo con la equidad de género, son los Derechos de Salud Sexual Reproductiva, que se ilustra en particular con la mutilación genital femenina.

La Organización Mundial de la Salud estima que se realiza esta práctica en al menos 28 países africanos, aunque en muchos de ellos ya sea considerada ilegal, un paso de avance en la lucha por la erradicación de este peligroso tabú.

Esbozo de un continente

🔸La denominación África proviene del latín y significa literalmente «sin frío». El continente acoge nueve desiertos cálidos, entre ellos el más grande (Sahara) y el más antiguo (Namib, en Namibia).

🔸Existen allí unas 3 000 etnias y tribus.

🔸Se hablan más de 2 011 idiomas y dialectos, que representa aproximadamente el 30 por ciento de las lenguas del mundo.

🔸Tiene 84 000 kilómetros de fronteras.

🔸El país del mundo con más mujeres en el Parlamento es Ruanda.

🔸África Subsahariana es el mayor exportador de metales y minerales del mundo.

¿Cuáles son las cinco regiones del continente?

Septentrional: También conocida como África Norte, está compuesta por Marruecos, Argelia, Túnez, Libia, Egipto y Sudán, además de la República Árabe Saharaui Democrática.

Occidental: Benín, Burkina Faso, Cabo Verde, Costa de Marfil, Gambia, Ghana, Guinea, Guinea-Bisáu, Liberia, Mali, Níger, Nigeria, Senegal, Sierra Leona, Togo y Mauritania la componen. Sus países son miembros de la Comunidad Económica de Estados de África Occidental.

Central: Con el río Congo como centro, está compuesta por República Centroafricana, Chad, República Democrática del Congo, Angola, Camerún, Guinea Ecuatorial, Gabón, República del Congo y Santo Tomé y Príncipe, quienes integran la segunda mayor cuenca fluvial del mundo, solo superada por la del Amazonas.

Oriental: La integran Etiopía, Eritrea, Djibuti, Somalia, Madagascar, Mauricio, Comoras, Seychelles, Uganda, Ruanda, Burundi, Kenia, Tanzania, Sudán del Sur, Mozambique, Malawi, Zambia y Zimbabue.

Meridional: O la África más al sur, por lo que también se conoce como Austral y está compuesta por Botsuana, Lesoto, Namibia, Eswatini y Sudáfrica.

De Archivo, lo invitamos a leer || Día de África: El orgullo de ser estudiantes en Cuba

Juventud Rebelde

5 de Septiembre

5 de Septiembre

El periódico de Cienfuegos. Fundado en 1980 y en la red desde Junio de 1998.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Compartir