Aedes aegypti: un enemigo en casa

0
523
Trabajdores de las FAR asumen la radiobatida. Foto: Tomada de Internet
Trabajdores de las FAR asumen la radiobatida. Foto: Tomada de Internet

Cierto intruso persiste en robar la tranquilidad a los hogares cienfuegueros. Llega sigiloso, como un ladrón, y se instala sin ser invitado. Es un enemigo nefasto, pero mora en muchas casas cual un miembro más, un ser al que, sin querer, o por descuido, algunos vecinos le abren las puertas. El mosquito Aedes aegypti campea por su respeto en Cienfuegos y urge cortarle las alas.

Sin cesar, las autoridades sanitarias de la provincia alertan sobre el peligro que representa el vector. De acuerdo con la doctora Vivian Hernández Monzón, subdirectora del Centro Provincial de Higiene, Epidemiología y Microbiología (CEPHEM), la provincia mantiene un elevado índice de infestación del mosquito, sobre todo en el municipio cabecera, donde se registra un número significativo de casos confirmados de Zika.

“Nos encontramos en la etapa intensiva, no solo aquí sino en el resto de los territorios, donde participan reservistas de las FAR en el tratamiento adulticida, es decir, la fumigación en las viviendas. A la par de esto, se hacen acciones de pesquisa con los equipos básicos de Salud (pertenecientes a los policlínicos) y el apoyo del personal de los hospitales, con la intención de levantar los casos sospechosos de Zika, pues Cienfuegos no tiene hoy transmisión ni de Dengue ni de Chikungunya”, explicó Hernández Monzón.

La facultativa resaltó la importancia del tratamiento focal destructivo, el adulticida y todas las acciones de educación para la salud que se desarrollan en la comunidad con las organizaciones de masas. Recalcó la necesidad del autofocal familiar, pues el mayor número de depósitos positivos del Aedes se encuentra dentro de las viviendas.

“El mosquito está viviendo hoy con nosotros y somos los que podemos eliminarlo, al realizar un buen autofocal, destruir los criaderos, limpiar los bebederos de los animales, mantener la higiene de los patios, aunque existen riesgos ambientales externos sobre los cuales trabajamos de conjunto con el Gobierno y otros organismos para erradicarlos. La población tiene que cooperar: hay que tapar los tanques, permitir que se abaticen, abrir las viviendas a la fumigación, pues si está cerrada hay una gran probabilidad de que haya focos allí y continúe la transmisión”, subrayó.

Además, insistió en el imperativo de que las personas con síntomas y signos de arbovirosis acudan a los servicios de salud para cortar la transmisión en la ciudad cabecera y evitar lapropagación al resto de los municipios. Según dijo, se espera que para la primera quincena de agosto se haya cortado la transmisión, para lo cual urge bajar la focalidad con la participación comunitaria.

Dejar respuesta