Adorar la doradilla

1
659
Peculiar forma la de la planta

Según cuentan, allá por el siglo I de nuestra era, el médico griego Dioscórides estudiaba una planta muy peculiar por disponer de unas hojas en forma de gajos. Se trataba de la doradilla, cuyo nombre científico es Ceterach officinarum, perteneciente a la familias de las Polidiáceas.

Aunque en aquella época el uso era distinto al que hoy se tiene de este helecho silvestre, desde entonces se sabía que su empleo sanaba los órganos internos, si bien era empírica esa suposición.

Actualmente los estudiosos de la planta la aconsejan para la litiasis renal y biliar, contra bronquitis, catarro, fatiga, inflamación de la vejiga y la convalecencia. Según se ha comprobado no es tóxica, por lo que su consumo no tiene efectos adversos secundarios, ni contraindicados. No obstante, siempre debe consultarse a los facultativos.

Por lo general, el consejo de la abuelita Elia, conocedora de la medicina natural y tradicional, recomienda la doradilla como estimulante de la función hepática y a manera de tónico general. Además, la farmacopea popular dice que se la utiliza en casos de diarrea, parásitos intestinales, trastornos digestivos, indigestión, reumatismo, gota, hipertensión arterial, regulariza la menstruación, dolores de cintura y espalda.

No faltan los que aseguran su eficacia contra los accesos de tos y como diurético. Se prepara poniendo a hervir durante 15-20 minutos unos 30 gr. de doradilla en un litro de agua. Si el cocimiento se va a utilizar como diurético, se debe beber en buenas cantidades para expulsar bastante orina.

Eso sí, en caso de aprovecharse sus efectos pectorales para calmar la tos, es mejor tomarlo bien caliente y endulzado con un poco de miel o azúcar. También son aconsejables otras infusiones o distintas variantes líquidas.

Se comercializada como producto

Verdad es que este helecho no ha sido lo suficientemente estudiado. Sin embargo, se sabe que es rica en taninos, ácidos orgánicos y mucílagos, sobre todo en las partes aéreas, particularmente en las hojas, que es donde se encuentran los principios activos para tratar afecciones del organismo.

La también conocida por te de Málaga, hierba dorada o doradilla de campo puede encontrarse en los muros y peñascos, desde el nivel del mar hasta la alta montañas. Se distingue muy bien, pues, además de la forma de las hojas ya descritas antes, la cara superior de los frondes es verde mate y sin pelos.

1 Comentario

  1. Dicen que quien quiera probar su eficacia coja dos pedazos de hígado de puerco y los deje fuera del frío por un rato. Uno lo cubre con doradilla y el otro no. Verá la diferencia en la descomposición de aquel que no tiene la planta. Conozco a muchas personas que asegurar su eficacia para las enfermedades hepáticas. Gracias Mandy

Dejar respuesta