A los jóvenes que sigan esforzándose y llamarlos valientes por lo que han hecho

Lázaro Alejandro, maestro en la escuela primaria Guerrillero Heroico de Cienfuegos, está convencido de que los jóvenes son útiles en cualquier lugar. En agosto se incorporó a apoyar en los vacunatorios de la ciudad. “Nosotros tenemos el papel de formar a las nuevas generaciones y qué mejor manera que el propio ejemplo. El ejemplo fomenta la virtud”, dijo en el Activo Juvenil, celebrado la víspera.

La presidenta de la Federación de Estudiantes Universitarios (FEU) en la Universidad de Ciencias Médicas (UCM), Claudia Díaz de la Rosa, cambió el estudio en casa por el aporte voluntario en la farmacia interna del Hospital Provincial. La experiencia ha agrupado a unos cuarenta universitarios de la UCM y de la Universidad Carlos Rafael Rodríguez. Agilizan el trasiego de medicamentos, ante el aumento de la demanda en las salas con pacientes de Covid-19. “Emociona cuando alguien te dice gracias, porque el medicamento llegó a tiempo para salvar una vida”, confesó al plenario.

Durante más de una hora, integrantes de la Unión de Jóvenes Comunistas (UJC) de la Federación de Estudiantes Universitarios (FEU) y de la Federación de Estudiantes de la Enseñanza Media (FEEM) analizaron su participación en tareas sociales y de la economía.

En el último año, los universitarios cienfuegueros se han incorporado al rescate de organopónicos, al desmonte de marabú en áreas agrícolas, a la siembra de caña; más de tres mil de ellos se han implicado en la pesquisa activa y en el trabajo en centros hospitalarios y de aislamiento. Hasta la fecha, 46 brigadas “Jóvenes por la Vida” han trabajado en zona roja.

Yaliel Cobo Calvo, primer secretario de la UJC en la provincia, aseguró que “tenemos que seguir tomando fuerzas; sacar experiencias de lo que hemos hecho y continuar el combate contra la Covid-19”.

Para la máxima dirigente partidista en el territorio, Maridé Fernández López, el trabajo de las organizaciones juveniles tiene que ser aún más efectivo a partir del reinicio del curso escolar el próximo 4 de octubre.

“Si una misión tenemos que dar a nuestras organizaciones juveniles tiene que ser la educación para salud. Y pedirles que logren mayor incorporación a las tareas y a las actividades docentes” dijo y se refirió al último año y medio no sólo como un período de pérdidas, sino también de crecimiento espiritual y en valores.

Rafael Suárez Esteban, estudiante de medicina, coincide con este enfoque. Desde marzo apoya en zona roja.  “La covid-19 demostró la importancia y el papel de los jóvenes en la cotidianidad. La relación entre la UCM y el Hospital Provincial tiene que seguir porque nosotros podemos ayudar y así lo reconocen nuestros profesores.” Destacó la importancia del aporte de todos, aun de quienes provienen de sectores y profesiones que no tienen que ver con la medicina.

Un ejemplo llegó en la intervención de Yorbis García Santos, bombero de la Refinería de petróleo que ha pasado los últimos dos meses como camillero en la zona roja del hospital pediátrico de Cienfuegos.

“Ayer un niño no quería cepillarse los dientes con su mama y me lo pidió a mí y eso me marco porque da la medida de lo que uno llega a representar para esos pequeños y para sus familiares”, fue su testimonio.

Las palabras de la profesora de la Universidad Carlos Rafael Rodríguez, Dainelis Reina Gallego, sintetizó en un sentir de pueblo la esencia de la reunión.

“Tenemos la oportunidad de decir a los jóvenes que sigan esforzándose y tenemos que llamarlos valientes por lo que han hecho”.

Durante más de una hora, integrantes de la Unión de Jóvenes Comunistas, de la Federación Estudiantil Universitaria y de la Federación de Estudiantes de la Enseñanza Media (FEEM) analizaron su participación en tareas sociales y de la economía. /Foto: Del autor

Artículos relacionados

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Compartir