48 horas de entrevista virtual con la rectora de la Universidad de Cienfuegos

Habitualmente nos tomábamos un café, luego corrían los segundos en la grabadora hasta convertirse en un cúmulo de minutos contables. Lejos de una conversación formal, el intercambio con la Dra. Orquídea Urquiola Sánchez, rectora de la Universidad de Cienfuegos (UCf), siempre ha sido un diálogo sin alergias comunicativas.

En un ambiente ameno solíamos recorrer el mapa universitario, sin dejar rincones en los cuales no nos asomáramos para ver de cerca la tonalidad de los procesos. Hoy esa interacción queda trunca, no media la acostumbrada taza de café ni la grabadora contabiliza los minutos de comparecencia mutua. La cita se mueve por el carriel virtual…, viene y va a través del correo electrónico, marcando el tiempo de una época calada por los efectos globales de la Covid-19.

Las mañanas traen la notificación del intercambio. Y dos posibilidades saltan a la luz: la rectora escribe tarde en la noche y envía al despertar o se levanta bien temprano para dar respuesta con la fresca. No sé si lleva chaqueta o tacones, tampoco siento el sonido insistente de su teclado. Mucho menos si une las manos para explicar o tiene una montaña de papeles sobre su buró. El carriel virtual nos despoja de eso…, pero nos da información a vuelta de correo.

La Universidad de Cienfuegos cierra temporalmente a partir de las medidas preventivas que asumió el Gobierno de Cuba en la lucha contra la Covid-19. Desde el punto de vista docente ¿qué estrategia ha seguido la UCf desde ese momento con vistas a no cortar de raíz el pregrado y posgrado?

“A partir del 25 de marzo de este año fueron suspendidas las actividades docentes de pre y posgrado en todos los tipos de cursos (diurno, por encuentros y a distancia), y quedó activa la modalidad semipresencial. Posteriormente, el 9 de abril, cuando declaran la etapa de ʻtrasmisión autóctona limitadaʼ, se emiten nuevas indicaciones, entre ellas, posponer la realización de los exámenes de ingreso a la Educación Superior y la suspensión de los diseños de culminación de estudios mientras persista la situación epidemiológica, así como las coordinaciones que se venían realizando entre profesores y estudiantes, bajo el método semipresencial.

“Ahora en la UCf se ajustan los procesos de continuidad y culminación de estudios, según lo establecido en la Resolución Ministerial No. 49 del 2020, a través de tres periodos (y ello se aplica a todos los tipos de cursos): de recuperación, inicio formalmente el curso académico 2020-2021 y concluir el curso académico 2020-2021.

“Para lograrlo nuestros profesores adecuan los procesos de continuidad de ambos periodos lectivos, priorizando el currículum base (…) En este sentido queda disminuido hasta el 50 por ciento de horas/clases (h/c) la práctica laboral concentrada en cada etapa. También se valora, si es necesario disminuir las h/c de Educación Física y aumentar la carga docente semanal, o sea, incluir un cuarto turno de clase.

“El de recuperación abarca 12 semanas, 9 para concluir el componente curricular y las últimas 3 semanas para exámenes finales en sus diferentes convocatorias (ordinarios, extraordinarios y extraordinarios de fin de curso o mundiales). Además, concluirán las evaluaciones que quedaron pendientes y los procesos vinculados a cambios de carreras, repitencias y reingresos. Mientras que en el curso por encuentros la frecuencia presencial será ajustada por cada facultad, previamente coordinado con los organismos (posiblemente un encuentro semanal).

Una vez que se terminen las 12 semanas previstas para la recuperación se iniciará luego formalmente el curso académico 2020-2021 y con este comienza el nuevo ingreso. Su inicio y duración depende de los ajustes, con vistas a concluir durante los meses de junio-julio del año 2021”.

En el enfrentamiento mismo a la Covid-19 la UCf ha sido activa en la provincia, esa percepción es de muchos… ¿pudiera darnos detalles?

“Más de 200 trabajadores y estudiantes han estado vinculados a tareas de la lucha contra la Covid-19. La sede Conrado Benítez se constituyó en un centro de aislamiento para sospechosos, el cual fue organizado, habilitado y puesto en funcionamiento con la participación de nuestros profesores y trabajadores no docentes, quienes prestaron servicios de limpieza, alimentación y logística.

“Hoy alumnos nuestros están dando servicios en diferentes consejos populares y asentamientos poblacionales, no solo del municipio cabecera, sino de otros como Cruces, Cumanayagua, Rodas y Aguada y Abreus. Específicamente vinculados a la atención a personas mayores que viven solos con la entrega de alimentos, medicamentos, productos de la canasta básica… Han trabajado en centros de control de focos y centros de aislamiento, y en el ordenamiento de las colas para la adquisición de productos de alta demanda de la población (…) No estamos detenidos en el tiempo”.

Desde el punto de vista de la investigación científica ¿cree que ha sido un buen momento para que los proyectos maduren al estar los profesores en sus casas y con más tiempo para la autopreparación?

“Durante estos meses los profesores han trabajado intensamente en diferentes actividades vinculadas no solo a la docencia, sino también con la ciencia y la innovación, dígase en la redacción de artículos científicos, monografías, libros, elaboración de proyectos de investigación, tanto nacionales como internacionales, conformación de premios, escritura de tesis de maestría, tesis de doctorado y preparación para el cambio de categoría docente.

“Esta situación epidemiológica que atraviesa el país, ha ofrecido la oportunidad de que nuestros profesores concentren su trabajo en la principal debilidad que tiene la Universidad en estos momentos, que es justamente los resultados de ciencia e innovación. En tal sentido ha habido un reajuste en los planes de trabajo que permite consolidar su labor en este importante proceso universitario”.

El tema del ingreso a la Educación Superior acaparó titulares en Cuba a inicios de marzo. ¿Hay alguna novedad respecto a ese tema?

“Este proceso saldrá cuando las condiciones epidemiológicas lo permitan. Con la particularidad de que se realizará una sola convocatoria ordinaria y una especial, para aquellos estudiantes que de manera justificada no se hayan podido presentar a la primera, y con el autorizo de la Comisión Provincial de Ingreso.

“Una vez concluidos los exámenes se hará el proceso de otorgamiento de las carreras. Primeramente, a los estudiantes que aprobaron los exámenes, luego a quienes desaprobaron y, por último, a los que no se presentaron a examen de ingreso.

“A diferencia de otros años se hará bajo condiciones de distanciamiento social, por lo que hay que ubicar menor cantidad de estudiantes por aulas. En esta ocasión todos los exámenes del municipio cabecera se desarrollarán en la sede central de la Universidad Carlos Rafael Rodríguez”, concluyó la Dra. Urquiola Sánchez, quien es profesora titular y con más de 32 años de experiencia en la Educación Superior.

Durante 48 horas intercambiamos mensajes de textos, de donde brotó la información aclaratoria para los estudiantes de Cienfuegos. No hubo taza de café ni los minutos corrieron por las pistas de la grabadora, tampoco fotos en vivo…, pero de todo eso habrá, muchos días después.

Relacionado || La Universidad de Cienfuegos fuera de casa en tiempos de Covid-19
Zulariam Pérez Martí

Zulariam Pérez Martí

Periodista graduada en la Universidad Marta Abreu de Las Villas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 caracteres disponibles

Compartir