28 de junio de 2000: Elián regresa a Cuba de su secuestro en Miami

0
1059
El 28 de junio, a las 7:53 de la tarde, Elián llegó de vuelta a Cuba con su padre.
El 28 de junio, a las 7:53 de la tarde, Elián llegó de vuelta a Cuba con su padre. /Foto: Centro de Documentación

El 28 de junio del año 2000 culminó felizmente una historia que quedó grabada en la memoria de hombres y mujeres no solo de Cuba, sino de parte del mundo, incluso de Estados Unidos, que se unieron a nosotros para hacer volver al suelo patrio y al seno familiar a un niño de seis años de edad  secuestrado por la mafia de Miami.

Tras 266 días de combate popular masivo por la devolución de Elián González Brotons, se lograba el feliz regreso, junto a su padre, que viajó a La Florida y no aceptó los sobornos que pretendieron hacerle para que permaneciera allí junto al niño.

La historia comienza el 22 de noviembre de 1999 con la decisión de la madre del menor de sacarlo clandestinamente, en una embarcación rústica, junto a otras personas, sin el consentimiento de su padre, Juan Miguel González.

La embarcación zozobró antes de llegar a las costas de La Florida y casi todos perecieron, incluyendo a la madre de Elián, que antes lo había puesto a salvo sobre un neumático inflado a modo de salvavidas y quedó al garete. Tres días después unos pescadores rescataron a Elián a tres millas de la costa. El Servicio de Inmigración y Naturalización de Estados Unidos (INS por sus siglas en inglés), puso al niño bajo la custodia de Lázaro González, un tío-abuelo del menor residente en Miami, quien solo lo había visto una vez en su vida. Confabulado con la mafia terrorista de origen cubano en Miami, encabezada por politiqueros de semejante origen presentaron a Elián como un trofeo y lo trataron como tal. El acto devino secuestro descarado y espectáculo circense sin importarles el trauma que podía sufrir el muchacho asustado y lejos de su familia.

El padre de la criatura acudió a las autoridades cubanas en busca de ayuda. El Ministerio cubano de Relaciones Exteriores solicitó la expatriación del menor a petición de su padre. La justa petición fue apoyada por el Gobierno Revolucionario y por todo el pueblo.

En los Estados Unidos, la Fiscal General, Janet Reno, y el INS de ese país reconocieron el derecho legal del padre y fijaron la devolución del niño para el 14 de enero del 2000. Los secuestradores presentaron a Elián ante los medios de prensa, insistentemente, en medio de sofisticados juguetes, disfrazado de personajes ajenos a su conocimiento y sueños infantiles y se le impedía hablar con sus familiares. Era él mismo un juguete político en manos de los que se convirtieron en secuestradores al incumplir el mandato legal y sin preocuparse por el daño psicológico que se le podia ocasionar al niño.  Las maniobras de los corruptos y corruptores dilataron la devolución de Elián, que era filmado envuelto en la bandera de un país que no era el suyo, abrazado por la congresista Ileana Ross, que fue llamada “la loba feroz” y desacataba las leyes.

En un mensaje al pueblo de los Estados Unidos, Juan Miguel González denunciaba: “Con gran angustia (…) mi hijo ha estado sometido a crueles presiones psicológicas para influir en su personalidad, profundamente debilitada por el trauma sufrido. Y por si fuera poco, Elián ha estado siendo exhibido en desfiles, mítines y medios de comunicación, todo con el interés de sacar provecho político a la imagen de su tragedia.

“Ha debido soportar el constante asedio de políticos, periodistas, abogados, agentes de publicidad y otros individuos ajenos a la familia. Una entrevista de televisión realizada sin mi autorización y que se prolongó durante ocho horas sería suficiente para evidenciar la crueldad y el daño que se le está haciendo a mi hijo”.

La opinión pública internacional, la propia de EE:UU., la movilización masiva e ininterrumpida durante semanas y meses del pueblo cubano en el desarrollo de una Batalla de Ideas en favor de la devolución de Elián, resultaron una presión formidable sobre el gobierno norteamericano, que dispuso el retorno del niño junto con su padre, que viajó el 6 de abril a buscar a su hijo secuestrado, pero no fue hasta 16 días después que pudo reunirse con Elián tras un operativo federal que rescató al niño de manos de los secuestradores.

Pero no había concluido la batalla legal. Las maniobras llegaron al Tribunal de Atlanta, que en dos instancias rechazó las demandas de asilo político para Elián, no así un interdicto que impedía su regreso.

Por fin, el lunes 26 de junio el Tribunal Supremo de los Estados Unidos, en sólo dos días, solucionó un caso que duraba más de siete meses y negó todos los recursos legales a los secuestradores. El 28 de junio, a las 7:53 de la tarde, Elián llegó de vuelta… Aquí lo esperaba un pueblo.

Dejar respuesta