26 de Julio en Cuba hoy: los mismos ideales revolucionarios

El ideal de una Cuba libre y soberana llevó a los jóvenes de la Generación del Centenario a tomar por asalto los cuarteles Moncada, en Santiago de Cuba y Carlos Manuel de Céspedes en Bayamo, el 26 de julio de 1953.

Muy mal andaba el panorama de la Cuba en aquel entonces, y se hacía impostergable la transformación radical; de ahí que el joven abogado Fidel Castro Ruz, no dudara en encabezar un grupo de sus congéneres dispuestos  — hasta la muerte—  por su bien amada Patria.

Ese mismo ideal los impulsó a continuar adelante, y una vez excarcelados, desde México, prepararlo que devendría la etapa definitiva en la lucha por la independencia. Y así llegó el Primero de Enero de 1959, fecha a partir de la cual, al decir de nuestro líder eterno, el Comandante en Jefe Fidel Castro, “todo sería más difícil”.

Y en efecto, nada ha sido fácil para este archipiélago mambí y rebelde que se ha impuesto a golpe de coraje y el sacrifico de sus hijos, porque el Imperio, prepotente y poderoso, no se resiste a la idea de que un pequeño país le gane la batalla constantemente, no sin sacrificios.

Hoy, 67 años después de aquella clarinada de la mañana de la Santa Ana, los cubanos continuamos la marcha por el ideal de  mantener a toda costa la independencia y soberanía conquistadas a golpe de machete y fusil. 

En cada pedazo de la geografía insular las armas son la entrega a la producción eficiente y diversificada, el perfeccionamiento de la empresa estatal socialista, la búsqueda de alternativas para incrementar las exportaciones y abrirnos más a la inversión extranjera para continuar el desarrollo.

Pero en la marcha indetenible de Cuba por el ideal de un país próspero y sostenible, hay otras muestras más que elocuentes.

Ahí están los resultados en el enfrentamiento a la pandemia del nuevo coronavirus; mientras en otras latitudes se registran muertes por miles, Cuba lamenta el fallecimiento de tan solo 87 personas; en tanto se acumulan  2 mil 432 confirmados en el país. De esa cifra, hasta el cierre del 13 de julio, han sido dadas de alta 2 mil 275 pacientes.

¿Y qué decir de la proyección de Cuba hacia el mundo ante esta más reciente y otras circunstancias adversas? No por gusto medio mundo aboga porque le sea concedido el Premio Nobel de la Paz a los médicos cubanos.

¿Y nuestros jóvenes? Su  accionar deja claro que están “bien encontrados” y poniendo sus mejores energías en función el bienestar colectivo. Ellos han demostrado y demuestran con creces, que es totalmente valedero el arrojo y sacrificio de aquellos, tal vez con la misma edad, los cuales se incorporaron a la lucha armada y clandestina para que disfrutemos de esta hermosa y perfectible realidad nuestra.

Aseguró el poeta que “el 26 es el día más alegre de la historia” y hay muchísimas razones para reafirmarlo; sobre todo, cuando un pueblo entero se hace al combate por preservar la vida desde lo sanitario y otras muchas aristas.

Otra creación vibrante nos llama a la marcha por un ideal, y estamos más que seguros que seguiremos triunfando con el concurso de todos, principalmente de las nuevas generaciones, herederas de los mejores valores patrios.

Sabia y ejemplar es nuestra Revolución y 67 años después, el legado del Moncada y de Fidel siguen vivos, porque no olvidamos a nuestros hermanos caídos y su ejemplo.  

No podemos olvidar, porque hacerlo sería como declinar todas nuestras conquistas y todos esos valores que hacen únicos a los cubanos, quienes tenemos claro que el 26 de Julio es esencia y guía.

Tay Beatriz Toscano Jerez

Tay Beatriz Toscano Jerez

Periodista.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Compartir