24 de febrero 1895: el levantamiento de Cuba y los espías españoles

Sobre los mensajes secretos cursados entre el Gobernador General de la isla y alcaldes de poblados orientales, que prueban que las autoridades españolas conocían importantes detalles sobre el alzamiento del 24 de febrero

Mucho antes de producirse el alzamiento en Cuba el 24 de febrero de 1895, ordenado por el Delegado José Martí desde Nueva York, las autoridades españolas conocían importantes detalles de esa acción revolucionaria, tal y como lo revelan los mensajes secretos y cifrados cursados entre el Gobernador General de la isla y alcaldes de poblados orientales y sus subordinados.

Además, es casi seguro que el desastre de Fernandina (10-01-1895), donde fueron apresados y ocupados tres barcos cargados con pertrechos militares hacia Cuba para esa campaña, no ocurriera solamente por un simple «desliz» del coronel Fernando López de Queralta. Había algo más que eso.

Los militares españoles de inteligencia mantenían en su lucha contra los revolucionarios cubanos dos importantes centros, uno en Washington y otro en La Habana. El de Estados Unidos lo dirigía y era su responsable, el Ministro Plenipotenciario de España destacado allí, y el otro estaba a cargo del Capitán General y Gobernador de la Isla.

En enero de 1880 Martí viaja desde el puerto francés de Le Havre, a Nueva York. Allí comienza un intenso trabajo revolucionario. Escribe artículos, ofrece discursos, recauda fondos y se reúne con los emigrados cubanos radicados en la gran urbe y en otros Estados.

El Delegado tomaba precauciones en sus actividades diarias. Cambiaba de nombre. Enviaba mensajes en la clave que él mismo había creado. Algunas veces se ocultaba varios días. Y no descuidaba en mantener la discreción y la desconfianza.

Sin embargo, estas actividades eran espiadas por los agentes de la Pinkerton National Detective Agency,  y de la Davies Detective Agency, contratadas por el gobierno español para que no le perdieran pie ni pisada a Martí.

La información que estas agencias recopilaban era amplia y diversa y de inmediato eran transmitidas a los diferentes mandos, especialmente a los de la Marina, cuyos buques patrullaban las costas cubanas.

También España recibía advertenciasde otros informantes como lo señala el destacado historiador Rolando Rodríguez, en su obra, Cuba forja de una nación II:

«…en marzo de 1893, el gobernador general de Cuba, Alejandro Gómez Arias, había escrito a Ultramar, y al referirse a los trajines conspirativos de Martí en el sur de Estados Unidos, informaba: «Tengo noticias, cuya comprobación persigo, acerca de una expedición proyectada la que, con fuerza numerosa y bien armada, se supone debe partir de la isla Fernandina en un barco de vapor á cuya adquisición se destinan los fondos reunidos [por los emigrados]: las he comunicado también al consulado de Cayo Hueso con las referentes á personas relacionadas con este presunto proyecto…»

Luego del desastre de Fernandina, Martí regresa a Nueva York y se oculta en la casa de Gonzalo de Quesada. Allí, en el más riguroso sigilo se reúne el 29 de enero de 1895 con José María Rodríguez (Mayía), en representación del general Máximo Gómez; Enrique Collazo, a nombre de la Junta Revolucionaria de La Habana, y Gonzalo de Quesada, como secretario.

Orden de Alzamiento firmada por el Delegado José Martí, en Nueva York, el 29 de enero de 1895. /Foto: vanguardia.cu
Orden de Alzamiento firmada por el Delegado José Martí, en Nueva York, el 29 de enero de 1895. /Foto: vanguardia.cu

El Delegado propone y se acuerda redactar la Orden de Alzamiento para el 24 de febrero, dirigida a Juan Gualberto Gómez, así como otras para enviarlas a los jefes de Las Villas, Camagüey y Oriente. Con el propósito de llevar la guerra a toda la Isla, se especifica en el documento, que el alzamiento es simultáneo, es decir, en todas las regiones que lo puedan efectuar.

Al siguiente día –30 de enero–, Martí y los tres firmantes del documento logran burlar la vigilancia de los agentesy se embarcan en el vapor Athos rumbo a Cabo Haitiano.

En Cuba las autoridades españolas mantenían en estado de alerta a  sus fuerzas, ante las noticias de que podía ocurrir un inminente levantamiento armado o el desembarco de expediciones.

Esta información confidencial y oficial se corroboró en la década de 1940, cuando un hijo del funcionario español  Don Enrique Capriles, quien fuera Gobernador de Santiago de Cuba hasta el año 1898, visitó La Habana y entregó al Gobierno cubano, un archivo donde se encontraban esos documentos clasificados como «secretos»

Con la información de esos mensajes tratamos de ordenarlos cronológicamente:

«16 de enero de 1895

«Del Capitán General

«Al: Gobernador Regional de Santiago de Cuba

«Ministro de Ultramar en cablegrama de anoche, dice  que el ministro en Washington habla de inminente movimiento separatista de la región oriental. Encargue a las autoridades suprema vigilancia y diga urgentemente por telégrafo el fundamento que pueda tener tan alarmante noticia para contestar al ministro».

Dicho telegrama estaba cifrado, y la contestación del gobernador regional fue la siguiente:

«Desconozco el fundamento que pueda tener la noticia del ministro en Washington al ministro de Ultramar, referencia a inminente movimiento separatista en Oriente, porque en esta noticia, según mis informes, sólo existe un malestar general por la crisis económica, la lentitud en resolver el proyecto de reformas, pero como ciertos elementos aprovechan el malestar para propaganda, no cabe asegurar que el movimiento, en cualquier otro punto de la isla, deje de tener eco, aunque en pequeñas proporciones».

«31 de enero de 1895

«Del: Gobernador Regional de Santiago de Cuba

«A: Alcaldes de: Guantánamo, Manzanillo, Holguín, Tunas, El Cobre, Alto Songo, Sagua, Mayarí, Baracoa, y Jiguaní.

«Les informa saber que los cubanos habían fletado tres barcos «para traer gente, armas y pertrechos de guerra; que el objeto de la expedición sería, según informa el gobernador general, desembarcar por tres puntos distintos a lavez y que por los datos que se tienen, agitación, cartas de Maceo, etc., se prueba que se prepara un movimiento insurreccional…»

«19 de febrero

«Del alcalde de Mayarí al Gobernador.

«Recibido telegrama. Se tendrá vigilancia avisando lo que ocurra.

«21 de febrero

«Del Capitán General al Gobernador Civil (cifrado)

«Recibido telegrama cifrado. Ruégole indique el nombre de los tres cabecillas.

«23  de febrero

«Del Alcalde de Baracoa al Gobernador Regional (Santiago de Cuba) (cifrado).

«Quedan dadas las órdenes para vigilar costas del término. Salgo para establecer en puntos adecuados personas de confianza, que avisen aproximación de cualquier buque sospechoso».

El 24 DE FEBRERO

«Urgente.

«Del alcalde de Guantánamo.

«Fuerza de la Guardia Civil que había en el central Esperanza se encuentra aquí porque «esperamos ser atacados de un momento a otro y hay pocas fuerzas. En todas las entradas hay fuerzas enemigas».

Podría interesarle ||La guerra de José Martí

«24 de febrero

«Del celador de Guantánamo.

«Acabo de leer parte del dueño del ingenio Santa Cecilia, por haber estado esta tarde 150 hombres exigiendo armas, caballos y efectos de cantinas. Voy a perseguirlos».

«24 de febrero

«Del: Alcalde de Jiguaní

«Baire será atacado a las seis de la tarde y Jiguaní a las 8. Son 5.000 hombres mandados por Crombet (¿?) y Saturnino Lora».

LA TOMA DE BAIRE

«24 de febrero

«Del: Juez Municipal

«Al: Gobernador Civil

«Informando sobre la llegada de alzados en armas a Baire y Remanganaguas.

«Participo usted siete noche de ayer 800 hombres al mando del cabecilla Saturnino Lora entraron en el poblado al grito de «¡Viva la autonomía colonial!». De ellos 500 residen en el pueblo y los restantes salieron para recoger armas. Los del pueblo, armados de tercerolas. Tercerolas y correajes de los insurrectos son nuevos».

«24 de febrero

«De; don Pompeyo Ballester (¿?)

«Al: Comandante General, desde Jiguani.

«Actitud de los reunidos en Baire difiere por completo demás partidas, pues son franca y decididamente autonomistas, aunque fían el éxito de su empresa en la actitud armada. No cederán a las negociaciones entabladas. Creo debe constituirse ayuntamiento (no se citan los nombres en el extracto) y deben retirarse las guarniciones de Jiguani y Bayamo. La presencia del gobernador en Jiguaní sería de efecto mágico».

Entre la amarillenta papelería secreta del Gobernador General de Santiago de Cuba, apareció este  documento  que hace referencia a nuestro Héroe Nacional José Martí:

«4 de diciembre de 1893.

«Oficio secreto de la Secretaría General del Gobierno

«Traslada despacho del cónsul de España en Cayo Hueso

«La actitud de los separatistas aquí residentes se ha animado bastante con las comunicaciones recibidas del señor Martí, donde dice que adelanta los preparativos para otro alzamiento, que se realizará en mejores condiciones, aleccionado por los dos fracasos anteriores, por diferentes puntos a la vez, con órdenes de internarse en los montes y evitar encuentros con tropas hasta que se incorporen los que deben hacerlo y reciban de los Estados Unidos los hombres y las armas preparadas al efecto».

Ejemplar dirigido al General Francisco Carrillo, y en él a todos los grupos del Centro./ Foto: vanguardia.cu
Ejemplar dirigido al General Francisco Carrillo, y en él a todos los grupos del Centro. /Foto: vanguardia.cu
Ejemplar dirigido al General Francisco Carrillo, y en él a todos los grupos del Centro. Foto: vanguardia.cu
Ejemplar dirigido al General Francisco Carrillo, y en él a todos los grupos del Centro. Foto: vanguardia.cu
Ejemplar dirigido al General Francisco Carrillo, y en él a todos los grupos del Centro. Foto: vanguardia.cu
Ejemplar dirigido al General Francisco Carrillo, y en él a todos los grupos del Centro. Foto: vanguardia.cu
Ejemplar dirigido al General Francisco Carrillo, y en él a todos los grupos del Centro. Foto: vanguardia.cu
Ejemplar dirigido al General Francisco Carrillo, y en él a todos los grupos del Centro. Foto: vanguardia.cu

Fuentes:

Revista Carteles, 16 de mayo de 1948

Rolando Rodríguez, Cuba, la forja de una nación II, pag.332

Granma

Granma

Órgano oficial del Comité Central del Partido Comunista de Cuba. Fundado el 3 de octubre de 1965. Disponible en la web como diario desde julio de 1997.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Compartir