1ro. de Mayo en Cienfuegos: Inteligencia y capacidad administrativa, retos de un nuevo escenario laboral

Un escenario distinto encara la conmemoración del Primero de Mayo en Cienfuegos. Los habituales compromisos económicos y productivos que tradicionalmente motivan los festejos, son aventajados ahora por otro encargo mucho más imperioso: la defensa de la vida.

La pandemia de la Covid-19 impone las reglas. Sus efectos atraviesan disímiles sectores de la sociedad, y el ámbito laboral no permanece ajeno a estas consecuencias. De ahí que la celebración del Día Internacional de los Trabajadores entrañe imprevisibles desafíos.

Sobre el tema, 5 de Septiembre dialogó con Minerva García Olivera, secretaria general del Comité Provincial de la Central de Trabajadores de Cuba (CTC) en Cienfuegos, quien refirió las transformaciones e impactos que el nuevo coronavirus genera en los colectivos obreros de la región centro sur del país.

“Atravesamos una circunstancia en la que decide la inteligencia y la capacidad administrativa. Por ello —dijo— debemos procurar la comprensión absoluta, para darle a cada trabajador el tratamiento laboral y salarial que corresponde. No podemos aplicar el teletrabajo o el trabajo a distancia a cualquier puesto, cuando en realidad ni siquiera existen las condiciones para responder a tales modalidades.

“Estas dos alternativas requieren un control estricto y la especificación fundamentada del contenido de trabajo, pues en el caso de ambas el salario no tendría ninguna variación en el tiempo; se mantiene el ciento por ciento del pago al personal implicado”, agregó.

De acuerdo con la dirigente sindical, el momento exige “pensar como país” y asumir con responsabilidad las condiciones de la situación sanitaria que afrontamos, a fin de minimizar los daños que ya ocasiona a la economía de la Isla.

“Mantener a un obrero en su domicilio, sin aportar a la producción ni a la prestación de servicios y con el respaldo del 60 por ciento del salario, resulta una medida muy revolucionaria, subrayó García Olivera. Es un régimen de protección que se aplica después de transcurridos los primeros 30 días y de carácter indefinido hasta tanto cambie el panorama.

“Por eso exhortamos a los directivos a no abusar de otras opciones y a implementar la interrupción laboral siempre que sea necesaria. A la larga, constituye una forma de salvar las finanzas internas de nuestras entidades, especialmente dentro del sector empresarial.

“Si hoy realizamos un mal uso del fondo de salario, cuando queden reestablecidas las condiciones y los trabajadores retomen sus acostumbradas faenas, sufriremos los inconvenientes a la hora de remunerar las labores más productivas. Pedimos, entonces, cordura y entendimiento”, advirtió.

García Olivera comentó, además, las secuelas de la Covid-19 en el sector no estatal de la economía cubana, cuyos ingresos se han visto deprimidos. Sin embargó, ponderó la decisión del gobierno de adoptar prerrogativas favorables a los cuentapropistas en cuanto al pago de los tributos.

En relación con los centros de producción continua del territorio que prosiguen sus labores, la secretaria general de la CTC en Cienfuegos destacó el quehacer de los azucareros, quienes se enfrascaron en el cumplimento de la zafra.

“Conocemos las grandes limitantes del país con las finanzas externas, sobre todo en un contexto internacional convulso, en el que el alza de precios y la carencia de productos se pone cada vez más de manifiesto. Por tanto, en aras de ingresar divisas, era importantísimo honrar el plan de azúcar; también por su incidencia en los derivados”.

La dirigente obrera enalteció igualmente el desempeño de otros trabajadores dedicados a la producción de alimentos y servicios imprescindibles, con énfasis en aquellos que se afanan en sectores vitales para incrementar las exportaciones de la provincia.

Un exclusivo reconocimiento transmitió al personal sanitario, el más expuesto en la batalla contra la pandemia del nuevo coronavirus. “Los admiro muchísimo —dijo— y asumo que cuando hablamos de los médicos, pensamos en los enfermeros, en los laboratoristas…, en todos los que, dentro del sistema de Salud Pública, se enfrentan a los riesgos de la Covid-19; consagrados, por demás, en mantener positivos resultados e indicadores en el resto de los programas”.

Ante la difícil coyuntura por la cual transita la nación, García Olivera expresó que “dondequiera que se siga laborando deberán adoptarse las medidas indispensables para velar por el bienestar de los trabajadores. El Primero de Mayo —significó— está dedicado a la vida. Eso es lo que, en primera instancia, debemos asegurar, para luego contribuir con más fuerza a la producción y la prestación de servicios en Cienfuegos”.

Roberto Alfonso Lara

Roberto Alfonso Lara

Licenciado en Periodismo. Graduado en la Universidad Central "Marta Abreu" de Las Villas en 2013.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Compartir